UPDATED  - 08 -13 - 2013

LOVE FOR GOD & OTHER SOULS

Although I may speak with the tongues of others and of angels, and do not have love for GOD and others, I am as sounding brass, a
tinkling cymbal, a bell-less tamberine, stringless violin, guitar. And though I have the gift of prophecy, and understand all mysteries, and
all knowlege, and though I have all faith, so that I could remove mountains, and I do no have love, I have nothing, it profiteth me nothing. Love suffereth long, is patient, is kind, love envieth not, love vaunteh not, does not want of itself, is not puffed up with false pride. Love does not behave itself unseemly, seeketh not it's own, is not easily provoked, thinketh not evil. Rejoiceth not in sin, iniquity, melaliben, but rejoiceth in truth, cleanliness of soul ,mind, heart, body. Love beareth all things, believeth all things, hopeth all things, endureth all things. Love never fails, for we know in part, and we prophesy in part. But when that which is perfect GOD, shall come, then that which is in part shall be of no need. When we were children, we spoke as children, we understood as children, we thought as children; but when we became mature adults, we put away childish things. For now we see through a glass, darkly; but then face to face; now I know only in part; but then I shall know even as also I am known. And now abideth Faith, Hope, Love, these three; but the greatest of these is Love. 1Corinteni 13:1-13.

Ceferino Jiménez Malla "El Pelé", un gitano en los altares

Hoy, domingo 4 de mayo, será beatificado Cerino Jiménez, el primer cristiano de raza gitana que llega a los altares y del que ya les hablamos cuando se inició el proceso. Los obispos españoles han emitido un mensaje donde ponen de manifiesto que es esta una ocasión para dirigir nuestra mirada a un pueblo que no siempre fue tratado justamente por la Iglesia y por la sociedad española y pide que toda la comunidad cristiana coopere en la solución de los problemas que todavía afligen la vida de los gitanos.
Con El Pelé será beatificado también el obispo Florentino Asencio Barroso, nacido en un pueblecito de Valladolid llamado Villasexmil; desde muy pequeño quiso ser sacerdote. Ejerció su sacerdocio en Valladolid hasta que el Papa le nombró obispo de Barbastro, donde, cuando tenía 58 años, la noche del 8 al 9 de agosto de 1936, después de una horrible tortura moral y fí sica, fue ejecutado.

Quiso Dios y el nomadismo de sus padres que Ceferino viniera a nacer en la tierra leridana de Benavent de Segriá, hacia el año 1861. Pero la pila bautismal lo esperaba en Fraga, que ya era tierra de Aragón. Lo llamaron Ceferino porque a lo mejor era el día del santo. En seguida, viéndolo tan desnudito y desarrapado, lo llamarían "El Pelé". Y con El Pelé se ha quedado ya para siempre en los anales de la historia. Sería hermoso que el día de su fiesta en el calendario cristiano, fuera para siempre el día de S.Pelé. Sería un santo mucho más gitano que S. Ceferino.
La infancia del Pelé fue una infancia a salto de mata: de la ceca a la meca en el carromato de sus padres: el Tichs y la Jeseía. El Tichs se marchó pronto de casa y al Pelé le tocó, cuando casi era un niño, ponerse a sacar la familia adelante. Se puso en contacto con su tío, un gitano canastero. Y con él se fue a colocar cestillo y cuévanos por las ferias de los pueblos vecinos a Barbastro (Huesca), que era el pueblo en el que viví a el tío y donde la familia del Pelé se estableció.
El Pelé se casa joven, como lo hacían la mayoría de los gitanos, y lo hizo con Teresa Castro Giménes, que era de Lérida, que sabí a leer y escribir -cosa que no supo nunca El Pelé- y que era una mujer de mucho carácter y muy cumplidora. Lástima que el Pelé y la Teresa no tuvieran hijos. Porque al Pelé le gustaban lo chiquillos y se entusiasmaba con ellos. Teresa le trajo a casa a la Pepita, que era un gitanilla preciosa, hija de su hermana. Pepita fue a la escuela de las niñas payas y aprendió mucho y hasta tocaba el piano, cosa que al Pelé debí a gustarle bastante y que a la Teresa le llenaba de orgullo.

Honrado tratante de ganado

Se metió El Pelé, como muchos gitanos, en el negocio de las caballerías. Fue un tratante de pro, uno de esos profesionales que sabí a de bestias lo suyo. El Pelé sembró fama de hombre bueno, leal para con sus clientes, incapaz de engañar a nadie. le daba lo mismo payo que gitano, arre que so. Por eso resultó una ironía imposible que alguien lo acusara de haberle robado unas mulas. Fue en Vendrell y a El Pelé se lo llevaron los Civiles a la cárcel de Valls. Luego, en el juicio que se le siguió, salió absuelto y se dijo de él aquello de que era "un santo, elpatrón de los gitanos".
Hombre de gran caridad, daba a los demás lo que tenía y lo que no. Su dinero era el dinero que podía ir a aliviar las necesidades de los demás: la gitana que lo necesitaba para alimentar a su hijo o a los pobres que llegaban a la casa pidiendo una limosna por Dios. El pelé cargó a hombros con el tuberculoso que se moría de hemoptisis en medio de la calle. ElPelé se marchaba por las tardes a la cercanía de la ermita desan Ramón. Llevaba consigo a los chavales que encontraba en el camino o a los que estaban acogidos en el asilo de las monjas. Les enseñaba el catecismo y canciones. Y les daba consejos buenos: que no mataran a los pajarillos, que no pisaran los furacos de las hormigas, que no sepegaran los unos con los otros.

Un "teólogo" analfabeto

Sbiógrafo, el sacerdote y periodista Eduardo T. Gil del Muro dice que "les hablaba de Dios y de la Virgen, les enseñaba cantares y padrenuestros. Les decía que tenían que ser buenos. Que no se olvidaran nunca que ellos eran "los huesitos de Dios", que era una teología de san Pablo que debió oír en alguno de los muchos sermones que escuchabaÉ pero la mejor teología la aprendía El Pelé cuando se quedaba a solas con el Señor".
Iba a misa cada día. De madrugada. Comulgaba con frecuencia porque era muy amante del Sacramento. Se metió en la Adoración Nocturna y en los Jueves Eucarísticos. Y tomó el escapulario y el hábito e la Orden Tercera Franciscana, la destinada a los seglares. Y trabajó con generosidad en las Conferencias de San Vicente de Paúl porque quería que su caridad fuera más eficaz que hacerla a solas y por libre. Con los viejetes del Asilo tenía El Pelé muchos detalles de cariño: rezaba con ellos el Rosario, les montaba algún festejo en los días de la Navidad, les llevaba lo que aquellas personas mayores precisaban.

La fidelidad a su rosario

En 1922 se casó en la Iglesia con Teresa, su mujer gitana, a la que perdió algunos años después. El Pelé se fue a vivir a un piso modesto que le pagaba su amigo don Nicolás Otto de Santos. Y en casa de este distinguido catedrático de derecho estaba cuando estalló en Barbastro el volcán de la guerra civil de 1936. Y en Barbastro anduvo a la caza de las noticias que se producí an en la calle y que no eran precisamente las mejores. En la calle estaba El Pelé cuando vió que a un joven sacerdote lo estaban deteniendo los milicianos. El Pelé salió en defensa del cura y los milicianos echaron mano al Pelé y le registraron los bolsillos, encontrando en ellos un rosario, el que siempre llevaba encima porque lo rezaba a cada rato. El Pelé no quiso desprenderse de él ni a las buenas ni a las malas, porque la fidelidad a su rosario -como sí mbolo- era la prueba de su fidelidad a su fe hasta la muerte.
El Pelé, encerrado en la cárcel que se había habilitado en el convento de las Capuchinas de Barbastro, fue sacado de ella en la madrugada del día 2 de agosto de 1936. Le dieron "el paseo", es decir: lo llevaron al cementerio, a las afueras, y allí lo fusilaron. Dicen que El Pelé gritó "!Viva Cristo Rey!" cuando sonaba la descarga. Era el sello de su martirio. Un martirio verdadero, porque El Pelé fue muerto en aras de la fe y no porque al Pelé se le tuviera odio por ser gitano. Y lo mejor de este Pelé mártir es que identificó con él su condición de gitano leal y de cristiano sacrificado hasta las últimas.


Return TO   ASSOCIATION   OF   GYPSIES / ROMANI   INTERNATIONAL ,   HOME  PAGE

©1995-Present Digital Millennium Copyright Act - DMCA . ©Association of Gypsies/Romani International