© franciscan cyberspot


 MENU
  *Inicio
  * Introducción
  * Evangelios
  * Excavaciones
  * Nombre
  * Identif.
  * Poblado
  * Periodos.
  * Habitantes
  * Sinagoga s.4
  * Sinagoga s.1
  * Ins. Sagrada
  * Casas
  * Domus-Eccl.
  * Iglesia
  * Conclusión

 EXCAVACIONES
 * 2000 - 2003

 ARTICULOS
 * Casa de Pedro
 
  * Imágenes 1
  * Imágenes 2
  * Imágenes 3
  * Imágenes 4

CAFARNAÚN Y LOS EVANGELIOS

1.Cafarnaún, "la ciudad de Jesús"
Las excavaciones de Cafarnaún facilitan la ambientación de muchos pasajes del Evangelio. Jesús, según los Evangelios, "abandonó Nazaret y se fue a vivir a Cafarnaún" (Mt 4,13), que pasó a ser, en cierto aspecto, "su propio pueblo" (Mt 9,1). Cafarnaún ofrecía la ventaja de hallarse situada a lo largo de la gran arteria que conducía de Beisán a Damasco; permitía a Jesús. encontrar a muchísimas personas, mientras que Nazaret era una aldehuela montañosa, aislada de las grandes vías de comunicación. Al mismo tiempo, Cafarnaún distaba lo suficiente de los grandes centros urbanos, en especial de Tiberíades, donde Herodes Antipas había establecido su capital. Así Jesús podía difundir ampliamente su mensaje mesiánico, sin provocar reacciones inmediatas de parte de los jefes políticos y religiosos. Además, al contrario que Nazaret, Cafarnaún tenía una población muy variada: pescadores, agricultores, artesanos, comerciantes, recaudadores, etc. Vivían en una misma población, pero al parecer sin graves desigualdades económicas. Incluso las relaciones entre los habitantes de Cafarnaún y los romanos se caracterizaban por una especial cordialidad, hasta el punto de que un centurión romano llegó a construirle la sinagoga a la comunidad hebrea, mientras los ancianos del poblado, en intercambio de similar generosidad, recomendaron a Jesús que curara al criado (Le 7, 1 - 10).
Jesús dirigió su mensaje a esta gente laboriosa y de mente abierta y eligió de esta misma comunidad la mayoría de sus discípulos, ya entre los pescadores (Pedro y Andrés, Santiago y Juan), ya entre los publicanos (Mateo).

2.La casa de Simón Pedro

Jesus heals the sick

Como hemos visto, la comunidad cristiana de Cafarnaún tenía un miramiento especial por la casa de Simón Pedro. Bien pronto esta casa pasó a ser "la casa" de los seguidores de Jesús, o sea, una domus-ecclesia. En realidad, la redescubierta casa de Pedro nos ofrece el primer ejemplo en el mundo cristiano de una domus-ecelesia. Las razones especiales de esta elección pueden encontrarse, en los Evangelios mismos. Fue el propio Jesús quien escogió esta casa come su hogar de Cafarnaún. Y del mismo modo que Cafarnaún llegó a ser "la ciudad de Jesús , así a casa de Pedro puede ser justamente llamada la casa de Jesús".
Si pensamos en la proverbial concisión de los Evangelios, nos impresionan de inmediato las numerosas citas relativas a la casa de Pedro. He aqui algunos pasajes:

"Al salir de la sinagoga, Jesús se fue inmediatamente a casa de Simón y de Andrés, con Santiago y Juan. La suegra de Simón estaba en cama con fiebre. Le hablaron en seguida de ella, y él se acercó, la cogió de la mano y la levantó. La fiebre le desapareció y se puso a servirles.
Al atardecer, cuando ya se había puesto el sol, le llevaron todos los enfermos y endemoniados. La población entera se agolpaba a la puerta. El curó entonces a muchos enfermos de diversos males y expulsó a muchos demonios, pero a éstos no les dejaba hablar, pues le conocían" (Mc 1,29-34).

Estos dos fragmentos contienen algunos detalles que los recientes hallazgos arqueológicos pueden esclarecer de manera concreta. La casa visitada por Jesús se encontraba unos 30 m al sur de la sinagoga. Era una vivienda grande, pues contaba con muchas habitaciones que daban a un amplio patio. No nos extraña, pues, al leer que tres familias compartían aquel hogar, esto es, la familia de Pedro, la de su hermano Andrés y la de la suegra. Este era en aquel tiempo el tipo común de las casas privadas que hemos descubierto en Cafarnaún. Leemos además que la ciudad entera se agolpaba ante la puerta". Este pormenor de Marcos permite suponer la existencia de un gran espacio libre delante de la puerta. Y así es, de hecho. La casa descubierta se hallaba a lo largo de la calle principal del poblado, que va en dirección norte-sur, y disponía de un espacio libre entre la puerta de entrada y la susodicha calle. Y no hay que olvidar que el lado sur, hacia el lago, estaba también exento de viviendas.

"Cuando llegaron a Cafarnaún, se acercaron a Pedro los que cobraban el impuesto del templo y le dijeron: - ¿No paga vuestro maestro el impuesto? Pedro dijo: - sí. Al entrar en casa, se anticipó Jesús a decirle: - ¿Qué te parece, Simón¿ Los reyes de la tierra, ¿de quiénes cobran los impuestos y contribuciones, de sus hijos o de los extraños? Pedro contestó: - De los extraños. Jesús le dijo: - Por tanto, los hijos están exentos. Pero para que no se escandalicen, vete al lago, echa el anzuelo y el primer pez que pique sácalo, ábrete la boca y encontrarás en ella una moneda de plata. Tómala y dásela por mí y por ti" (Mt 17,24-27).
Sólo narra esta escena Mateo, que era entonces recaudador de impuestos. Pedro aparece como intermediario entre los cobradores de tributos y Jesús. Al parecer, Pedro estaba dispuesto a pagar por sí y por Jesús, pero al final es Jesús mismo quien paga el tributo por los dos. El contexto da a entender que Jesús era el huésped de Pedro y que, como tal, se le consideraba miembro de la familia de Pedro. Por eso, Pedro y Jesús van a la par en cuestión de impuestos.
E"Después de algunos días entró de nuevo en Cafarnaún y se corrió la voz de que estaba en casa. Acudieron tantos que no cabían ni delante de la puerta. Jesús se puso a hablarles. Le llevaron entonces un paralítico entre cuatro. Pero, no pudiendo presentárselo a causa del gentío, levantaron la techumbre por encima de donde él estaba, abrieron un boquete y descolgaron la camilla con el paralítico tendido. Jesús, viendo la fe que tenían, dijo al paralítico: - Hijo, tus pecados te son perdonados" (Mc 2,1-3).
El inciso de que era tal el tropel de la multitud que no había sitio "ni delante de la puerta", es una cita literal de Mc 1,33. Se habla, pues, una vez más de la casa de Pedro. La expresión griega "en oikoi" se puede traducir tanto "en una casa" como "en (su) casa". Aquí es preferible la segunda versión. En otras palabras, la curación del paralítico ocurrió en la casa de Pedro, y ésta se consideraba la casa de Jesús. El descenso del paralítico, a través del techo levantado, no resulta extraño en la contextura de los barrios habitados de Cafarnaún, donde las viviendas de una planta se cubrían de techumbres ligeras, a las que se subía por unos peldaños.
"Volvió a casa, y de nuevo se reunió tanta gente que no podían ni comer un bocado. Sus parientes, al enterarse, fueron para hacerse cargo de él, pues decían: - Está fuera de sí. Llegaron su madre y sus hermanos y, desde fuera, le mandaron llamar. La gente estaba sentada a su alrededor, y le dijeron: ¡Oye! Tu madre y tus hermanos están fuera y te buscan. Jesús les respondió: - ¿Quién es mi madre y mis hermanos? Miró entonces a los que estaban sentados a su alrededor. Y añadió: - Estos son mi madre y mis hermanos. El que cumple la voluntad de Dios, ése es mi hermano, mi hermana y mi madre" (Mc 3,20-21 y 31-35).
El pasaje describe a grandes rasgos las dos familias de Jesús: los parientes que le aguardan en la calle, y los discípulos sentados en tomo a él, en la casa. En el estilo de Marcos, el contraste entre los que se hallan fuera y los que están sentados dentro de la casa, reviste connotaciones cristológico-eclesiales. En cierto modo, la casa de Jesús en Cafarnaún - la casa de Pedro - entraña la idea de una domus-ecclesia.

3.Jairo y el centurión romano

Jairus' daughter

Además de la casa de Simón Pedro, los Evangelios recuerdan explícitamente otras tres casas: la casa de Mateo, donde Jesús comió en compañía de los recaudadores de tributos (Mc 2,15-17); la casa de Jairo, uno de los jefes de la sinagoga, cuya hija resucitó Jesús (Mc 5,22-24 y 35-43); y la casa del centurión romano (Lc 7,1-10).
No ha sido posible localizar e identificar estas casas. Vale también esta observación para la casa de los apóstoles Santiago y Juan, que sin duda residían en Cafarnaún (Mc 1,19-20). Parece que estas casas no tuvieron interés para la comunidad cristiana de Cafarnaún y su emplazamiento fue pronto olvidado. Tal vez una y otra se hallen entre las de la extensa zona ya excavada; pero, de momento, sólo la casa de Pedro ha sido identificada.

4.Jesús en la sinagoga
Los evangelistas no mencionan más que un edificio público en Cafarnaún: la sinagoga construida por el centurión romano (Lc 7,5) Naturalmente la sinagoga era el centro de la comunidad hebrea, y Jesús la frecuentaba; en ella predicaba y realizaba milagros.
"Llegaron a Cafarnaún y, apenas comenzó el sábado, entró en la sinagoga y se puso a enseñanza. Se admiraban de su enseñanza porque los instruía con autoridad, y no como los maestros de la ley. En la sinagoga había precisamente un hombre con espíritu inmundo, que se puso a gritar: - ¿Qué tenemos nosotros que ver contigo, Jesús de Nazaret? ¿Has venido a destruirnos? ¡Sé quien eres: el santo de Dios! Jesús le increpó diciendo: - ¡Cállate y sal de ese hombre! El espíritu inmundo le retorció violentamente y, dando un fuerte alarido, salió de él. Todos se quedaron asombrados y se preguntaban unos a otros: - ¿Qué es esto? ¡Una doctrina nueva llena de autoridad! ¡Manda incluso a los espíritus inmundos y éstos le obedecen! Pronto se extendió su fama por todas partes, en toda la región de Galilea" (Mc 1,21-28).
En la misma sinagoga Jesús prometió la Eucaristía. Juan consagró un largo capítulo al discurso de Jesús sobre el pan de la vida (Jn 6,23-71). He aquí un fragmento.
Ellos le replicaron: - ¿Qué señal puedes ofrecemos para que, al verla, te crearnos? ¿Cuál es tu obra? Nuestros padres comieron el maná en el desierto, como dice la Escritura: Les dio a comer pan del cielo. Jesús les respondió: - Os aseguro que no fue Moisés quien os dio el pan del cielo. Es mi Padre quien os da el verdadero pan del cielo. El pan que Dios da viene del cielo y da la vida al mundo. Entonces le dijeron: - Señor, danos siempre de ese pan. Jesús les contestó: - Yo soy el pan de la vida. El que viene a mí no tendrá más hambre; el que cree en mí nunca tendrá sed... Yo soy el pan de la vida. Vuestros padres comieron el maná en el desierto y, sin embargo, murieron. Este es el pan del cielo, y ha bajado para que, quien lo coma, no muera. Yo soy el pan vivo bajado del cielo. El que come de este pan, vivirá siempre. Y el pan que yo daré es mi carne. Yo la doy para la vida del mundo. Esto suscitó una fuerte discusión entre los judíos, los cuales se preguntaban: - ¿Cómo puede éste damos a comer su carne? Jesús les dijo: - Yo os aseguro que si no coméis la carne del Hijo del hombre y no bebéis su sangre, no tendréis vida en vosotros. El que come mi carne y bebe mi sangre tiene vida eterna, y yo le resucitaré en el último día... Todo esto lo expuso Jesús enseñando en la sinagoga de Cafarnaún" (Jn 6,30-59)
Algún vestigio de la sinagoga del siglo primero ha sido hallado bajo la monumental sinagoga blanca del siglo cuarto. Solamente Egeria menciona la sinagoga de Cafarnaún, mientras resulta verdaderamente extraño que las fuentes rabínicas no aludan nunca a este espléndido edificio.




© copyright 2001. Text written by Fr. Stanislao Loffreda ofm. Reproduction, retrieval or redistribution of this material is not permitted without prior permission of the author reachable at the Studium Biblicum Franciscanum (sbfnet@netvision.net)



  Cafarnaún Inicio Oltros Santuarios  


 

Please fill in our Guest book form - Thank you for supporting us!
Created/Updated September, 2005 by John Abela ofm, E.Bermejo, E.Alliata, Marina Mordin
Web site uses Javascript and CSS stylesheets - Space by courtesy of Christus Rex

© The Franciscans of the Holy Land and Malta

cyber logo footer