Tabor logo

© franciscan cyberspot


MENU

  * Inicio
  *Monte Tabor
  *Trasfiguración
  *Apariciones
  *El monte
  *Culto cristiano
  *La fiesta
  *Franciscanos
  *Griegos
  *Fortaleza
  *Hasta el 1631
  *1631-1854
  *1854-ahora

  *El nombre
  *Geografía
  *Las carreteras
  *Historia
  *El cristianismo
  *Esdrelón

  * Imagenes 1
  * Imagenes 2
  * Imagenes 3
  * Imagenes 4


El monte de la Transfiguracion

No especifica el Evangelio dónde se transfiguró el Señor. Alude únicamente a un monte alto de la Galilea (Mc.9,2; Mt.17,1) que, en la segunda Carta de S.Pedro, donde es recordado nuevamente el episodio, se convierte, en clara referencia teológica, en el santo monte (2Pt.1,6-18). Mas la tradición de la comunidad cristiana de Palestina, ya desde los primeros siglos, ha identificado la montaña precisando que se trataba del Tabor. En el "Tránsito de la Beata Virgen María", uno de tantos apócrifos relativos a la muerte y la asunción de la Virgen cuyo núcleo debe datarse en el II-III siglos d.C., se narra que llegada la hora del tránsito de la Virgen, bajó Cristo del cielo con una multitud de ángeles y acogió el alma de su amada madre: "y fue tan grande el fulgor de la luz y el suave perfume - escribe el autor - que cuantos allí estaban presentes cayeron postrados por tierra como cayeron los Apóstoles cuando Cristo se transfiguró ante ellos en el monte Tabor." Leemos también en el Apocalisis apócrifo de S.Juán el Teólogo: "Subió al cielo nuestro Señor Jesucristo, yo Juán, subí yo sólo al monte Tabor, allí donde ya nos había manifestado su divinidad inmaculada." Esta tradición quedó definitivamente fijada en el siglo IV y generalizada en la celebración litúrgica. La Iglesia siria recuerda la fiesta de la Transfiguración como la fiesta del monte Tabor. Lo mismo se diga de la liturgia de la Iglesia bizantina en la que la fiesta es conocida con el nombre de To Taborion.

La víspera del 6 de agosto, fecha aceptada en toda la iglesia oriental y occidental para la celebración litúrgica en memoria de la Transfiguración, numerosos fieles de Nazaret y de Galilea suben al monte para celebrar allí la fiesta. En una fresca tarde de agosto la ascención a pie casi se convierte en una necesidad. Hay quien prefiere desviarse de la carretera sinuosa y llena de difíciles curvas, construída a principios del siglo por los religiosos Franciscanos y escalan la montaña entre arbustos, maleza y pinos, hasta llegar a la cima. El panorama es único e invita a semejantes "proezas".

A la cima de este monte llevó Jesús un día a sus discípulos predilectos. Así leemos en la paráfrasis del Apocalipsis apócrifo de Pedro: "Luego, mi Señor Jesucristo, nuestro rey, me dijo: subamos al monte santo. Y sus discípulos caminaros con él orando. Y he aquí que había allí dos hombres. Nosotros fuimos incapaces de fijar nuestros ojos en sus rostros. Resplandecía en ellos una luz más brillante que el Sol."

El Tabor está situado en la extremidad de la llanura de Esdrelón a cerca 20 Km. al suroeste del lago de Tiberíades y a 7 Km. al sureste de ?Nazaret, en línea recta, y se alza solitario en la llanura (660 m. de altitud). Su importancia estratégica, el verde que lo recubre, su singularidad y el soberbio panorama que puede admirarse desde su cima abarcando toda la región circunstante, han sorprendido siempre y fascinado al viajero y al peregrino y seguramente no podía quedar olvidado en la historia del pueblo elegido.

El Salmista (89,13) cita el Tabor y el Hermón como ejemplos de la magnificencia de Dios en la creación. El profeta Jeremías, hablando del poderío de Nabucodonosor, rey de Babilonia, lo dice estable y seguro, como el Tabor entre los montes (Jer.46,18). Fundándonos en el testimonio de escritores como Flavio Josefo y Eusebio, el Tabor era uno de los confines septentrionales de la tribú de Isacar que comprendía también en su territorio la Galilea meridional (Jos.19,22). Cual plaza fuerte militar es recordada en el libro de los Jueces. Barak, de la tribú de Neftalí, por sugerencia de la profetisa Dévora, toma la iniciativa contra Sísara, general del rey cananeo de Hazor y, desde el Tabor donde ha reclutado a sus hombres, se lanza contra el enemigo y le pone en fuga (Jue.4,Iss). Vuelve de improviso en la historia de Gedeón, de la tribú de Manasés, que libra a los Israelitas de la opresión de los Madianitas, en dos campañas victoriosas: la primera en Cisjordania, en Transjordania la segunda. En ésta son capturados también los dos jefes enemigos, Zeibaj y Salmaná. Gedeón les mata porque ellos habían degollado -explica el autor- a sus hermanos en el monte Tabor (Jue.8,18).

Algunos comentaristas suponen que el Tabor es una montaña sobre la que las tribús de Zabulón y Isacar invitaron a los pueblos a ofrecer sacrificios de Justicia. (Deut.33,18). Semejante suposición se basa en la opinión que tenían algunos rabinos judíos, quienes pensaban que el Templo debía ser construído en el Tabor, a menos que una orden expresa no hubiera determinado otra cosa: en el Targúm de Jerusalén (Jue.5,5s) se imagina al Tabor que grita al Hermón (¡alto más de 2000 m.!): Sobre mí es donde Dios ha establecido su gloria; a mí élla pertenece de pleno derecho. Cuando al principio, en los días de Noé, el diluvio cubría todas las montañas, sus olas no pasaron por encima de mi cabeza, ni mis espaldas. Yo soy pues la más alta de todas las montañas, y es privilegio mío legítimo ofrecer a Dios el lugar a donde El baja." Además algunos opinan que fuese el Tabor el primitivo santuario de las tribús del norte, convertido después en el lugar de cultos idolátricos. Esta hipótesis se basa en el texto de Oseas, 5,1 en el que el profeta acusa a los dirigentes del pueblo, sacerdotes y casa reinante, proque, faltando a sus obligaciones, habían tolerado los cultos ilícitos en Mizpá y en el Tabor, convirtiéndose así en un lazo para Israel.

Bien pronto construyeron los cristianos en la cima del monte tres capillas, allí mismo donde, como hace notar un peregrino del s.V, Pedro lleno de entusiasmo, había gritado al Señor: " Señor, qué bien se está aquí. Si quieres, hago aquí tres tiendas: una para ti, otra para Moisés y otra para Elías." Destruídas varias veces a lo largo de los siglos, estas capillas quedan hoy día dentro de la digna basílica construída a principios de siglo siguiendo los planos trazados por el arquitecto romano Barluzzi; en élla gozamos actualmente de la posibilidad de recogernos para orar.

Según bajamos a la cripta, varios mosaicos iluminados por el sol, que se filtra a través de la vidriera del ábside, nos traen a la memoria las otras misteriosas y no menos gloriosas transfiguraciones del Señor, a saber: el nacimiento, la Eucaristía, la muerte y la resurrección. En este jolgorio de luz y de colores leemos complacidos las bellas paginas que los Padres han escrito sobre este episodio en una prospectiva de consuelo y confianza cristianas. La Transfiguración constituye para éllos el anticipo del regreso del Señor el último día, un hermoso motivo de esperanza. Orígines escribe; "La Transfiguración es el símbolo de lo que acontecerá después del mundo presente." Y Cirilo de Alejandría nos dice que : "puesto que habíamos escuchado que nuestra carne resucitaría, pero ignorábamos de qué manera, transfigura (el Señor) su carne para proponernos el ejemplo de su cambio y para reforzar nuestra experanza." Siempre en esta perspectiva la liturgia bizantina de la fiesta se dirige al Señor con estas palabras: "Para indicar la mutación que harán los mortales con vuestra gloria , ¡oh Salvador! al momento de vuestra segunda y temible venida, os transformásteis en el monte Tabor.

  Tabor Inicio Otros Santuarios 



 

Please fill in our Guest book form - Thank you for supporting us!
Created/Updated July , 2005 at 18:22:04 by John Abela ofm ,E. Alliata, E. Bermejo, A.Alba,Marina Mordin
Web site uses Javascript and CSS stylesheets - Space by courtesy of Christus Rex

© The Franciscans of the Holy Land and Malta

cyber logo footer