banner
betanja logo

© franciscan cyberspot


Menu

  * Textos
  * Localidad
  * Tradiciones
  * El Huerto

Iglesia

  *Siglo IV
  * Medieval
  * Noticias
  * Gruta

Espiritualidad

  *Heremitorio
  * Romitaggio



EL HUERTO DE LOS OLIVOS
En la vertiente oriental del valle del Cedrón, al pie del monte de los Olivos, existen todavía algunos cercados; uno de ellos, comúnmente llamado el “huerto de los Olivos”, con una extensión de unos 1200 metros cuadrados, se extiende a la derecha del sendero el monte de los Olivos; entre este sendero y la moderna carretera de Jericó, que pasa por Betania, está la actual Iglesia, llamada de la Agonía. El terreno, en un principio, incluía también el emplazamiento de la Iglesia, puesto que ésta se construyó sobre las ruinas del edificio que Egeria y San Jerónimo dijeron que se había levantado en el lugar de la oración de Cristo (Fig. 4).
A venerable olive tree

Un olivo venerable en el Huerto de Getsemaní
Ocho olivos antiguos

Entrando en el huerto de los Olivos, las miradas son atraídas por ocho viejos olivos, cuya antigüedad ha suscitado discusiones. Como numerosos peregrinos antiguos, e incluso guías actuales, los consideran como retoños de los olivos de la época de Cristo, no estará mal decir alguna palabra. Según nuestra información, los viejos olivos son, por primera vez, mencionados por Luis de Rochechouart, obispo de Saintes, en el 1461; y tenidos, en este caso, por aquellos mismos de los tiempos evangélicos.
La historia y la botánica no permiten precisar de cerca la cuestión.

Another venerable olive tree
Otro olivo venerable de Getsemaní

Cuando el asedio de Jerusalén, en el año 70 d.C., los romanos asolaron el campo circundante y cortaron todos los árboles necesarios para la construcción de terraplenes. La región se hallaba tan arrasada, que los soldados se vieron obligados a buscar madera a unos 17 ó 18 kilómetros de la ciudad. Añadamos que la tala de árboles alrededor de las murallas, facilitaba la vigilancia e impedía los intentos de huida de los asediados. El huerto de los Olivos debió de sufrir el mismo destino.
Por cierto, y como lo observaba ya en el siglo I el naturalista Plinio el Viejo, el olivo no muere, sino que renace de su tocón. El hecho no se verificó para un noveno olivo de Getsemaní, puesto que peregrinos del siglo XVII dijeron que había sido cortado, o muerto de viejo, y que no retoñó. Los botánicos no ignoran, además, que el tocón de un olivo, especialmente de un viejo olivo, no contribuye al estudio de su desarrollo vegetativo.
Una vez más, aquí la arqueología nos es útil. Entre los viejos olivos, fue descubierto un resto de mosaico bizantino, que pertenecía seguramente al pavimento de un anexo norte de la Iglesia del siglo IV. Además, uno de los olivos ocultaba incluso una tumba de la época de las cruzadas. Ya en 1909, cuando las excavaciones de la Iglesia de los cruzados, con orientación distinta a la de la época bizantina, se había verificado algo parecido: un venerable olivo, por su antigüedad y por la tradición local, reposaba sencillamente sobre el pavimento de la Iglesia medieval.
Debemos, pues, concluir que los olivos del huerto, por muy venerables que sean por el recuerdo que evocan, no se remontan más que a una época posterior a las cruzadas (Fig. 8).
The olive trees of Gethsemane
Los olivos de Getsemaní

Historia del huerto

La historia del huerto de los Olivos se resume en algunas líneas. Habiendo formado parte, probablemente, del conjunto eclesiástico de las iglesias construídas desde el siglo IV, en el lugar de la Agonía de Jesús, el huerto corrió el destino de tantas propiedades cristianas, a la huída de los cruzados. Agregado al colegio
teológico musulmán, instalado en la
iglesia de Santa Ana, terminó, no obstante, convirtiéndose en una propiedad privada.
map of 1475

Mapa de Jerusalén por Lucas Brandis de Schass - 1475

Llamado por los peregrinos del siglo XIII, y siglos posteriores, “campo de las flores”, “huerto florido”, el lugar aparece, desde el siglo XIV, dividido en numerosas parcelas, por senderos y pequeños muros (Fig. 9).
Los testigos, que se hacen cada vez más numerosos, aunque no siempre más precisos, indican que el huerto de los Olivos continuaba siendo venerado por los fieles. Sin embargo, si los cristianos orientales conservaron las antiguas tradiciones, al menos para la Agonía, la mayoría de los peregrinos latinos cambiaron las ubicaciones, situando, por una parte, la Agonía de Jesús en la gruta cercana, que así recibió el nombre de “gruta de la Agonía”; y por otra, el arresto en el huerto.
detail hague map 1170

Mapa de Hague (c.1170): detalle de Gethsemaní

En 1681, los franciscanos adquirieron la posesión del huerto de los Olivos, del cual han mantenido el aspecto rústico y el muro con junturas agrestes, que le rodeaba, cuando le compraron. Para proteger los olivos, se vieron obligados a construir una cerca más alta, en el 1848, a la que sustituyó el actual nuevo muro del 1959.

© franciscan cyberspot - text written by Albert Storme



  Gethsemane MainOther Santuaries  


 

Please fill in our Guest book form - Thank you for supporting us!
Created/Updated Monday, 22 May, 2005 at 11:54:42 pm by J. Abela, E. Alliata, E. Bermejo
Web site uses Javascript and CSS stylesheets - Space by courtesy of Christus Rex

© The Franciscans of the Holy Land

cyber logo footer