Zapatero propone a la ONU crear una Alianza de Civilizaciones entre occidente y el mundo árabe

Durante su intervención, el presidente español justificó el regreso de las tropas de Irak

El Mundo

22 de septiembre 2004

NUEVA YORK.- El presidente del gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, propuso este martes en la Asamblea General de la ONU, la creación de una Alianza de Civilizaciones entre Occidente y el mundo árabe y musulmán para combatir el terrorismo internacional por otra vía que no sea la militar.

"Esta alianza habrá de formarse a partir del estudio por parte de un grupo de alto nivel", afirmó el martes Zapatero en su discurso ante la Asamblea General de la ONU".

"Tiene como objetivo fundamental profundizar en la relación política, cultural, educativa, entre lo que representa el llamado mundo occidental y en este momento histórico el ámbito de países arabes y musulmanes", agregó.

En su primera aparición ante la Asamblea General de la ONU, Zapatero también hizo un llamamiento a respetar los principios basados en la legalidad y en las acciones de las Naciones Unidas.

"El terrorismo no tiene justificación. No tiene justificación como la peste, pero como ocurre con la peste, se puede y se deben conocer sus raíces, se puede y se debe pensar racionalmente cómo se produce, cómo crece, para combatirlo racionalmente", expresó Zapatero en su discurso.

'Guerra contra el terror'

Sin embargo, anteriormente en la conferencia de prensa lanzó una crítica velada a la estrategia estadounidense de invadir Irak sin la aprobación del Consejo de Seguridad de la ONU, así como a la "guerra contra el terror" lanzada por el gobierno del presidente George W. Bush.

"El terrorismo necesita un combate a través de unas determinadas pautas, es no sólo más adecuado desde el punto de vista del orden internacional, sino que también es mas eficaz", opinó el mandatario socialista español, quien tras vencer en las elecciones de marzo decidió retirar las tropas españolas de Irak.

Su predecesor, el conservador José María Aznar, respaldó abiertamente a Estados Unidos en su invasión del territorio iraquí, a pesar de la oposición de la mayoría de los españoles.

Hoja de Ruta

Zapatero afirmó en su discurso que defiende la hoja de ruta del Cuarteto -conformado por Estados Unidos, Rusia, la Unión Europea y la ONU- para alcanzar la paz en el Oriente Medio e instó a tomar las medidas propuestas para alcanzar estabilidad y seguridad en el mundo.

"El tiempo perdido se cuenta en vidas humanas", opinó.

Zapatero sfirmó que apoya a Israel frente al terrorismo, pero criticó lo que calificó de construcción "ilegal" del muro que esta construyendo para, según el gobierno del estado judío, detener a los atacantes suicidas palestinos.

Zapatero afirmó que el conflicto de Oriente Medio "es el tumor primario de múltiples focos de inestabilidad".

Con respecto a la violencia en Irak, Zapatero dijo que espera que haya elecciones pronto en ese país árabe y que su gobierno está dispuesto a "dar el apoyo financiero y político para la recuperación y soberanía del pueblo de Irak".

"Sin embargo, debo reconocer que el panorama es difícil para que eso pueda cumplirse. Espero que los plazos marcados como objetivos se puedan cumplir, pero ante la situación creo difícil que se pueda hacer", dijo al referirse a las elecciones fijadas para enero del 2005.

Compromiso con Chile y Haití

Además, Zapatero aprovechó su presencia en la Asamblea de la ONU para reunirse con varios líderes de otros países y comprometer su ayuda en casos como los de Irak y Haití, además de expresar su apuesta por las relaciones con Iberoamérica.

Rodríguez Zapatero saludó a varias decenas de jefes de Estado y de Gobierno participantes en la Asamblea y tuvo oportunidad de departir unos minutos con varios de ellos, como el primer ministro iraquí, Yyad Alaui, y el presidente afgano, Hamid Karzai.

Antes de empprender viaje de vuelta a Madrid, Zapatero asistió a una recepción ofrecida por el presidente de Estados Unidos para todos los asistentes de la ONU.