CARTA DE EX RESPONSABLES DE DEFENSA SOBRE IRAK

El Gobierno australiano, acusado por los anteriores responsables de la diplomacia de 'engañar' a su país

8 de Agosto 2004

MELBOURNE - Un grupo de 43 antiguos diplomáticos y responsables de Defensa de Australia ha condenado en una carta abierta y pública la decisión de participar en la campaña de Irak sobre "suposiciones falsas". El primer ministro australiano, el liberal John Howard, ha rechazado la crítica asegurando que se basa en "argumentos viejos".

"Nos preocupa que Australia se comprometiera en la invasión de Irak basándose en suposiciones falsas y que engañase a los australianos", dice el documento. "El Primer Ministro (australiano) dijo en marzo de 2003 que nuestra política era desarmar Irak, no destituir a Sadam Husein", añade el texto.

Australia participó en la campaña iraquí con unos 2.000 soldados, de los que unos 800 continúan desplegados en esa nación árabe.

El ex ministro de Defensa Peter Gration (1987-93) aseguró a la prensa en Australia que "hay un número de funcionarios y diplomáticos que comparten esta opinión, pero que debido a su posición no pueden hablar abiertamente", según palabras que reproduce el diario Sydney Morning Herald en su página web.

"Todos los firmantes de la carta desempeñamos posiciones de responsabilidad en el Gobierno durante un periodo largo de tiempo, sobre un cuarto de siglo. Nosotros creemos que es necesario hablar sobre este asunto y el hecho de que lo hayamos hecho demuestra lo serio que nos tomamos el tema", señaló Gration, para explicar el motivo de la difusión de esta misiva ahora.

El primer ministro Howard ha salido al paso de estas acusaciones asegurando que "el argumento de que llevamos al país a la guerra fundamentándonos en una mentira es una interpretación falsa" de la realidad.

No es la primera vez que se acusa al Gobierno de Howard de irregularidades en la intervención armada en Irak. Un informe resultado de una investigación dirigida por el ex director de la Oficina de Valoración Nacional (ONA, siglas en inglés) y antiguo ministro australiano de Exteriores, Philip Flood, concluyó el mes pasado que Howard tomó su decisión de ir a la guerra con información incompleta. Australia se prepara para celebrar elecciones generales a finales de año.