Fuertes combates dejan un centenar de muertos en el 'triángulo suní'

El Mundo

BAGDAD.- Las tropas de EEUU libraron en la jornada del sábado combates con grupos insurgentes en la conflictiva región conocida como "triángulo suní". Al menos un centenar de personas, entre ellas mujeres y niños, murieron en los bombardeos y choques armados registrados en las proximidades de la localidad de Samarra, uno de los principales focos de la resistencia suní, y en los enfrentamientos ocurridos en Hilla, plaza fuerte de la milicia chií leal al clérigo rebelde Muqtada Al Sadr.

"Las informaciones preliminares indican que aproximadamente 50 insurgentes han muerto durante las series de operaciones realizadas cerca de Samarra el 14 de agosto", señaló en un comunicado el mando militar de EEUU en Irak.

En los ataques contra los reductos de la resistencia en Samarra, las fuerzas estadounidenses utilizaron bombas de 227 kilos. El bombardeo fue llevado a cabo después de que unidades del Ejército fueran atacadas a las afueras de la ciudad por un nutrido grupo de insurgentes armados con lanzagranadas y fusiles ametralladores.

Por su parte, el doctor Ali Janum, del ministerio de Sanidad, señaló que a lo largo de la mañana del sábado llegaron al hospital de Samarra los cadáveres de 45 personas, entre ellos los de al menos dos niños y tres mujeres.

Durante los combates, que estallaron hacia la medianoche y cesaron al amanecer, murieron también tres policías de la comisaría local, que resultó parcialmente destruida por impactos de cohetes propulsados. El doctor Ali Janun, explicó que entre las 87 personas que sufrieron heridas figuraban "muchos niños y mujeres".

Las fuerzas estadounidenses bombardearon asimismo un área cercana a la localidad rebelde de Faluya, al oeste de Bagdad, después de un ataque contra los marines, según indicó un portavoz militar norteamericano, que no dijo si la operación había causado víctimas.

Cerco a soldados polacos

En Hilla, a unos 90 kilómetros al sur de Bagdad, los intensos combates librados entre milicianos chiíes y soldados de la Fuerza Multinacional, dejaron al menos 43 muertos y casi 40 heridos.

Los combates estallaron después de que una veintena soldados polacos llegaran a la comisaria de Hilla para apoyar a los policías que se encontraban cercados por alrededor de 250 rebeldes.

El jefe local de la Policía, Qanis Hamza, explicó que la violencia explotó a consecuencia de la manifestación llevada a cabo pocas horas antes por los seguidores de Al Sadr.

Mas al sur, en Samawah, al sureste de Bagdad, las autoridades declararon el toque de queda en la ciudad con el fin de contener eventuales brotes de violencia por parte de los partidarios de Al Sadr y sus leales del Ejército del Mahdi.