El Gobierno británico y Amnistía Internacional lamentan la vuelta de la pena capital en Irak

ABC

8 de Agosto 2004

El Gobierno británico y la organización pro derechos humanos Amnistía Internacional (AI) lamentaron hoy la decisión del Gobierno interino iraquí de restablecer la pena de muerte.

"Si el Gobierno iraquí ha reintroducido la pena capital, nosotros presionaremos para su abolición, al igual que haríamos con otros estados que tienen la pena de muerte", afirmó un portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores del Reino Unido. El Ejecutivo de Londres ya había subrayado previamente su oposición a la pena de muerte, aunque también ha indicado que es asunto de las autoridades de Irak la posible aplicación de ese castigo al ex dictador Sadam Husein y sus colaboradores.

Por su parte, Steve Ballinger, de la sección británica de AI, dijo que hoy es "un día triste para las familias de quienes fueron ejecutados bajo (el régimen de) Sadam Husein" porque el Gobierno provisional iraquí ha restablecido "las penas inhumanas" del pasado. "La pena de muerte es cruel, inhumana y no ejerce ningún efecto en los índices de crimen en los países en los que se usa", agregó Ballinger.

El Gobierno interino iraquí reimplantó hoy la pena de muerte para las personas declaradas culpables de atentar contra la seguridad nacional, asesinato y secuestro, justificando que la medida es necesaria para frenar los ataques insurgentes. La medida, que alcanza también a los convictos de narcotráfico, fue anunciada por el ministro de Estado, Adnan Al Janabi, al día siguiente de que el Ejecutivo declarara una amnistía limitada que excluye los delitos de sangre.

La pena de muerte y la amnistía forman parte de la estrategia que ha adoptado el Gobierno del primer ministro interino, Iyad Alaui, con el propósito de acabar también con la criminalidad, incluido el secuestro de personas.