Biblioteca de EACEL

Tiempo Ordinario, Domingos 23-33, Ciclo B
1997, 2000, 2003

Selecta liturgia aqui

DOMINGOS 23 - 26

DOMINGOS 27 - 30

DOMINGOS 31 - 33


DOMINGOS 23 - 26


Domingo XXIII del Tiempo Ordinario

Isaias 35, 4-7; Salmo 146; Santiago 2, 1-5; San Marcos 7, 31-37

Hermanos,

"Alli le llevaron un sordo y tartamudo, y le pidieron que pusiera su mano sobre el. Jesus se lo llevo a un lado, aparte de la gente, le metio los dedos en los oidos y con saliva le toco la lengua. Luego, mirando al cielo, suspiro y dijo al hombre: "!Efata!" (es decir: "!Abrete!") Al momento, los oidos del sordo se abrieron, y su lengua quedo sana y pudo hablar bien. (Mc 7. 32-35.)

The Gospels are filled with the evidence of the sacramental system initiated by Christ. As incarnate God he uses physical reality, the gifts of God's creation, as signs to bear the grace of supernatural life. All of creation is wrapped up in the proclamation of redemption.

En su predicacion, el Senor Jesus se sirve con frecuencia de los signos de la creacion para dar a conocer los misterios el Reino de Dios. (Cf. Lc 8. 10.) Realiza sus curaciones o subraya su predicacion por medio de signos materiales o gestos simbolicos. (Cf. Jn 9:6; Mc 7:33-35; 8:22-25) Da un sentido nuevo a los hechos y a los signos de la Antigua Alianza, sobre todo al Exodo y a la Pascua, (Cf. Lc 9:31; 22:7-20.) porque el for he himself is the meaning of all these signs. (CIC 1151)

In the Baptismal ritual the priest continues this ordering of creation as a sign of salvation when he repeats the blessing "Ephphatha! Be opened!" over the ears and mouth of the newly baptized child. May the Lord open our ears to truly hear the Gospel and our mouths to proclaim our faith to the glory of God the Father.

Deseando encontrarte nuevamente aquí la próxima semana para que, juntos, "encontremos a Cristo en la liturgia", Padre Cusick

 (Mira tambien numeros 1151 and 1504 en el Catecismo de la Igliesa Catolica.)

(Publica con permiso.) http://www.christusrex.org/www1/mcitl/

 


Domingo XXIV del Tiempo Ordinario

Isaias 50, 4-9; Salmo 116; Santiago 2, 14-18; San Marcos 8, 27-35

Hermanos,

The Church has pored over the Holy Scriptures for nearly two thousand years, and has received the Old Testament from the Jewish people, who themselves have loved and studied the Word of God from the time of Abraham around 1700 BC. Jesus himself interpreted the Scriptures for us, so tat we might fully understand that he is Messiah and Lord. His Lordship is established by his victory over sin in his suffering, Passion, death and Resurrection.

La Iglesia permanece fiel a "la interpretación de todas las Escrituras" dada por Jesús mismo, tanto antes como después de su Pascua: "?No era necesario que Cristo padeciera eso y entrara así en su gloria?" (Lc 24:26-27, 44-45) Los padecimientos de Jesús han tomado una forma histórica concreta por el hecho de haber sido "reprobado por los ancianos, los sumos sacerdotes y los escribas"(Mc 8:31), que lo entregaron a los gentiles, para burlarse de él, azotarle y crucificarle"( Mt 20:19) (CIC 572)

Por lo tanto, le fue puede escrutar las circunstnacias de la muerte de Jesús, que han sido transmitidas fielmente por los evangelios (Cf. Concilio Vaticano II, Dei Verbum, 19) e iluminadas por otras fuentes históricas, a fin de comprender mejor el sentido de la Redención. (CIC 573)

Look to the Scriptures where the Lord reveals himself so as to nurture our relationship with him. Read and ponder the Scriptures daily, particularly in the sacred Liturgy where Christ truly speaks to us again and again if we will hear him.

Deseando encontrarte nuevamente aquí la próxima semana para que, juntos, "encontremos a Cristo en la liturgia", Padre Cusick

 (Mira tambien numeros 1151 and 1504 en el Catecismo de la Igliesa Catolica.)

(Publica con permiso.) http://www.christusrex.org/www1/mcitl/


Domingo XXV del Tiempo Ordinario

Wisdom 2, 12. 17-20; Psalm 54; James 3, 16 - 4, 3; St. Mark 9, 30-37

Hermanos,

The way in which a people welcomes the least among them determines their moral goodness.

When the Apostles, giving in to pride, begin to argue among themselves as to who among them is the greatest, the Lord calls a child into their midst and thus begins to teach them the contradiction of the Christian life: "If any one would be first, he must be last of all and servant of all." Every one who would be saved must welcome and love the smallest unborn child, the least of the poor, the abandoned, the rejected.

This humility and selflessness is a necessity of life in Christ because authentic charity will never fail to inspire it. One cannot love others in the proper way unless one is first prepared to disregard oneself enough to care for and love others by serving them before one serves oneself, by seeing to others' needs before one seeks to satisfy ones' own needs.

Charity is evidence of the indwelling of God himself in the person of the Holy Trinity, for "love has been poured forth into our hearts by the Holy Spirit who has been given to us."

Cristo murió por amor anosotros "cuando éramos todavía enemigos" (Rom 5:10) El Señor nos pide que amemos como El hasta a nuestros enemigos, (Cf. Mt 5:44) que nos hagamos prójimos del más lejano, (Cf. Lc 10:27-37) que amemos a los niños (Cf. Mc 9:37) y a los pobres como a El mismo. (Cf. Mt 25:40. 45)

El apóstol san Pablo ofrece una descripción incomparable de la caridad: "La caridad es paciente, es servicial; la caridad no es envidiosa, no es jactanciosa, no se engrié; es decorosa; no busca su interés; no se irrita; no toma en cuenta el mal; no se alegra de la injusticia; se alegra con la verdad. Todo lo escusa. Todo lo cree. Todo la espera. Todo lo soporta (1 Cor 13:4-7). (CIC 1825)

 

Deseando encontrarte nuevamente aquí la próxima semana para que, juntos, "encontremos a Cristo en la liturgia", Padre Cusick

 (Mira tambien numeros 1151 and 1504 en el Catecismo de la Igliesa Catolica.)

(Publica con permiso.) http://www.christusrex.org/www1/mcitl/


Domingo XXVI del Tiempo Ordinario

Numeros 11, 25-29; Salmo 19; Santiago 5, 1-6; San Marcos 9, 38-43. 45. 47-48

Hermanos, 

Some think that the preaching of the Church should not include the mention of hell. The Church requires the priest or deacon to preach on the text of te Scriptures, and in our Gospel not only does the Lord mention the existence of hell, he goes on to describe this state of final and everlasting separation from the love and goodness of God. The Church, in faithfulness to the Lord, teaches about the existence of hell and preaches about it because the Lord himself spoke of its existence.

To have a distaste for the discussion of hell or the reality of evil is the choice of the individual. We are called, though, not merely to be good such that we have a distaste for evil or for speaking about it; we are made to be holy as God is holy, and therefore to be satisfied not merely with being good but, much more, to long to be saints. The saints faced the reality of hell by taking responsibility for their moral choices and for availing themselves of Christ's mercy in Confession and the Eucharist on a frequent basis.

The Lord teaches the people in our Gospel about the reality of hell in order to inform them that they must take responsibility for their actions and realize that they can choose to be eternally separated from God and all that is good. He teaches that free and wholehearted service to the poor, the hungry and the thirsty are the good works which reflect interior holiness. He teaches that scandalizing those whose faith is weak is a mortal sin, punishable by the greatest of penalties. We are to avoid sin and scandal by rejecting the near occasions of sin. And if we fail to root sin out of our lives, it is by our own choice that we "go to hell, to the unquenchable fire."

Jesús habla con frecuencia de la "gehenna" y del "fuego que nunca se apaga" Cf. Mt 5:22, 29; 10:28; 13:42, 50; Mc 9:43-48) reservado a los que, hasta el fin de us vida rehúsan creer y convertirse, y donde se puede perder a la vez el alma y el cuerpo. (Mt 10:28) Jesús anuncia en términos graves que enviará a sus ángeles que recogerán a todos los autores de iniquidad..., y los arrojarán al horno ardiendo" (Mt 13:41-42) y que pronunciará la condenación:" !Alejaos de mí, malditos al fuego eterno!" (Mt 25:41) (CIC 1034)

  There is no middle way: we either go to heaven, perhaps by way of a purification from our attachment to sin, called purgatory, or we are consigned to hell "where their worm does not die, and the fire is not quenched." These are words of love, given to us while there is still time to reform our lives.

Deseando encontrarte nuevamente aquí la próxima semana para que, juntos, "encontremos a Cristo en la liturgia", Padre Cusick

 (Mira tambien numeros 1151 and 1504 en el Catecismo de la Igliesa Catolica.)

(Publica con permiso.) http://www.christusrex.org/www1/mcitl/

 


DOMINGOS 27 - 30


Domingo XXVII del Tiempo Ordinario

Génesis 2, 18-24; Salmo 128; Hebreos 2, 9-11; San Marcos 10, 2-16

El matrimonio consituye una "intima communidad de vida y amor conyugal, fundada por el Creador y provista de leyes propias". Esta comunidad "se establece con la alianza del matrimonion, es decir, con un consentimiento personal e irrevocable." (Concilio Vaticano II, Gaudium et spes 48, 1.) Los dps se dan definitiva y totalmente el uno a otro. Ya no son dos, ahora forman una sola carne. La alianza contraida libremente por los esposos les impone la obligacion de mantenerla una e indisoluble. (Cf. CDC, 1056) "Lo que Dios unio, no lo separe el hombre." (Cf. Mc 10:9; cf. Mt 19:1-12; 1 Cor 7:10-11) (CIC 2364)

Salvaguardando ambos aspectos esenciales, unitivo y procreador, elacto conyugal conserva integro el sentido de amor mutuo y verdadero y su ordenacion a la altisima vocacion del hombre a la paternidad." (Cf. Pablo VI, enc. Humanae Vitae 12) (CCC 2369) La continencia periodica, los metodos de regulacion de nacimientos fundados en la autoobservacion y el recurso a los periodos infecundos (HV 16) son conformes a los criterios objetivos de la moralidad. Estos metodos respetan el cuerpo de los esposos, fomentan el efecto entre ellos y favorecen la educacion de una libertad autentica. Por el contrario, es intrinsecamente mala " toda accion que, o en prevision del acto conyugal, o en su realizacion, o en el desarollo de sus consecencias naturales, se proponga como fin o como medio, hacer imposible la procreacion" (HV 14) (CIC 2370)

Llamados a dar la vida, los esposos participan del poder creador y de la paternidad de Dios. (Cf. Eph 3:14; Mt 23:9) "En el deber de transmitir la vida humana y educarla, que han de considerar como su mision propia, los conyuges saben que son copperadores del amor de Dios Creador y en cierta manera sus interpretes. Por ello, cumpliran su tarea con responsibilidad humana y cristiana".(GS 50, 2)(CIC 2367)

Un aspecto particular de esta responsabilidad se refiere a la "regulacion de la natalidad". Por razones justificadas, los esposos pueden querer espaciar los nacimientos de sus hijos. En este caso, deben cerciorarse de que su deseo no nace del egoismo, sino que es conforme a la justa generosidad de una paternidad responsable. Por otra parte, ordenaran su comportamento segun los criterios objetivos de la moralidad: El caracter moral de la conducta, cuando se trata de conciliar el amor conyugal con la transmision responsable de la vida, no depende solo de la sincera intencion y la apreciacio0n de los motivos, sino que debe determinarse a partir de criterios objetivos, tomados de la naturakeza de la persona y de sus actos; criterios que conserven integro el sentido de la donacion mutua y de la procreacion humana en el contexto del amor verdadero; esto es imposible si no se cultiva con sinceridad la virtud dde la castidad conyugal. (Concilio Vaticano II, Gaudium et spes, 51, 3.) (CIC 2368)

 

Deseando encontrarte nuevamente aquí la próxima semana para que, juntos, "encontremos a Cristo en la liturgia", Padre Cusick

(Publica con permiso.) http://www.christusrex.org/www1/mcitl/ 


Domingo XXVIII del Tiempo Ordinario

Sabiduria 7, 7-11; Salmo 90; Hebreos 4, 12-13; San Marcos 10, 17-30

Hermanos en Cristo,

Jesús exhorta a sus discípulos a preferirle a El respecto a todo y a todos y les propone "renunciar a todos sus bienes" (Lc 14:33) por El y por el Evangelio. ( cf. Mc 8:35.) Poco antes de su pasión les mostró como ejemplo la pobre viuda de Jerusalén que, de su indigencia, dio todo lo que tenía para vivir. (Cf. Lc 21:4) El precepto del desprendimiento de las riquezas es obligatorio para entrar en el Reino de los cielos. (CIC 2544)

"Todos los cristianos...han de intentar orientar rectamente sus deseos para que el uso de las cosas de este mundo y el apego a las riquezas no les impidan, en contra del espíritu de pobreza evangélica , buscar el amor perfecto." (Concilio Vaticano II, Lumen gentium 42.) (CIC 2545)

"Jesús miró entonces alrededor, y dijo a sus discipulos:

--!Qué difícil va a ser para los ricos entrar en el reino de Dios!" (Mc 10, 23)

El Señor se lamenta de los ricos porque encuentran su consuelo en la abundancia de bienes. (Lc 6, 24) "El orgulloso vusca el poder terreno, mientras el pobre en espíritu busca el Reino de los cielos". (SAN AUGUSTIN, De sermone Domini in monte, 1,1,3:PL 34, 1232.) El abandono en la providencia del Padre del cielo libera de la inquietud por el mañana. (Cf. Mt 6:25-34) La confianza en Dios dispone a la bieneventuranza de los pobres: ellos verán a Dios. (CIC 2547)

Pedro comenzó a decirle: Nosotros hemos dejado todo lo que teníamos, y te hemos seguido. Jesús respondió: --Les aseguro que cualquiera que por mi causa y por causa del mensaje de salvación haya dejado casa. o hermanos, o hermanas, o madre, o padre, o hijos, o terrenos, recibirá ahora en este mundo cien veces más en casas, hermanos, hermanas, madres, hijos y terrenos, aunque con persecuciones; y en el mundo venidero recibirá la vida eterna ." (Mc 10, 28-30)

Deseando encontrarte nuevamente aquí la próxima semana para que, juntos, "encontremos a Cristo en la liturgia", Padre Cusick

 (Mira tambien numeros 1618, 1858 y 2728 en el Catecismo de la Igliesa Catolica.)


Domingo XXIX del Tiempo Ordinario

Isaias 53, 10-11; Salmo 33; Hebreos 10, 35-45; San Marcos 10, 35-45

¿Cuando ustedes oran piden solamente para esta vida o piden tambien
para el cielo ?

Le insisten al señor con descaro que haga todo cuanto ustedes le piden. Se les pregunto que querian pedir. Y ellos rapidamente pidieron no solamente un lugar privilegiado en el mundo sino que tambien pidieron nada más y nada menos que sentarse el uno a la derecha y el otro a la izquierda del señor allá en el cielo.

Santa Teresa de Jesus, nos enseña la actitud apropiada que debemos tener en el momento de pedir al Señor Ella dice : Su Magestad sabe mejor que es lo mas conveniente ,no es que nosotros vallamos a aconsejarlo a el. El sabe dar la respuesta apropiada a nuestras necesidades. (Moradas, II, 8)

Nuestro punto de interes al orar, es pedir que venga el Reino de Dios ,como Jesus nos enseño. La puerta del Reino,sabemos que consiste en servicio y sacrificio. El ejemplo lo da el mismo Cristo, que realiza el perfecto sacrificio, para quitar los pecados del mundo.

Si somos capáces de pedir un lugar en el cielo,entonces debemos ser capaces de aceptar el sufrimiento que el señor anticipaba al beber el vino de la ultima Cena. San Juan Bautista señalo al Señor como el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo. El es la perfecta ofrenda a Dios. En la Liturgia de la Misa el sacerdote hace lo mismo.

Juan Bautista, después de haber aceptado bautizarle en compañía de los pecadores, vio y señaló a Jesús como el "Cordero de Dios que quita los pecados del mundo" (Jn 1, 29). (Cf. Jn 1, 36) Manifesto asi que Jesus es a la vez el Siervo doliente que se deja llevar en silencio al matadero (Cf. Is 53, 7; Jr 11, 19) y carga con el pecado de las multitudes (Cf. Is 53, 12) y el cordero símbolo de la redención de Israel cuando celebró la primera Pascua. (Cf. Ex 12, 3-14; Jn 19, 36; 1 Co 5, 7) Toda la vida de Cristo expresa su misión: Servir y dar su vida en rescate por muchos" (Mc 10, 45)(CIC 608)

Si estamos de acuerdo, en que estos dos hermanos pidan sentarse con el señor en el cielo,deberiamos estar dispuestos antes a aceptar la gracia de la Cruz de cada jornada. Debemos apreender a imitar a Cristo no buscando los primeros lugares de honor sino viendo en la dignidad de Cristo nuestra propia vocacion a ser otros Cristos.

Deseando encontrarte nuevamente aquí la próxima semana para que, juntos, "encontremos a Cristo en la liturgia", Padre Cusick

 (Publica con permiso.) http://www.christusrex.org/www1/mcitl/ 


Domingo XXX del Tiempo Ordinario

Jeremias 31, 7-9; Salmo 126; Hebreos 5, 1-6; San Marcos 10, 46-52

Hermanos,

En nuestro Evangelio de hoy, vemos a Jesus caminando por las calles de Jerico.Una gran muchedumbre lo seguia. Al salir de la ciudad un ciego llamado Bartimeo le grita su necesidad a grandes voces."Jesus, hijo de David, ten misericordia de mi". Su oracion humilde nos enseña a reconocer al Dios de omnipotente de nuestros padres. El ciego con su impedimento fisico, es capaz de poner ante los hojos de Jesus su pobreza, su necesidad, su dependencia de Dios. El regalo de la oracion es para que reconozcamos con honestidad, que somos otros Bartimeos en la presencia del Señor, que padecemos de ceguedad fisica y espiritual y quisieramos que Dios nos iluminara siempre con su misericordia, para obtener una verdadera vision de lo Divino y asi llenar nuestro vacio. Tomemos el ejemplo de Bartimeo para vivir nuestra vida Cristiana, en permanente ofrenda reconociendo la grandeza de Dios y la necesidad nuestra. Despues del ejemplo del Senor, ofrecemos nos mismos en una manera effectiva en amor verdadera. (CIC 459)

En la tradición viva de la oración, cada Iglesia propone a sus fieles, según el contexto histórico, social y cultural, el lenguaje de su oración: palabras, melodías, gestos, iconografía. Corresponde al magisterio (Cf. Concilio Vaticano II, Dei Verbum 10) discernir la fidelidad de estos caminos de oración a la tradición de la fe apostólica y compete a los pastores y catequistas explicar su sentdio, con relación siempre a Jesucristo. (CIC 2663)

No hay otro camino de oración cristiana que Cristo. Sea comunitaria o individual, vocal o interior, nuestra oración no tiene acceso al Padre más que si oramos "en el Nombre " de Jesús. La santa humanidad de Jesús es, pues, el camino por el que el Espíritu Santo nos enseña a orar a Dios nuestro Padre. (CIC 2664)

Pero el Nombre que todo lo contiene es aquél que el Hijo de Dios recibe en su encarnación: Jesús. El nombre divino es inefable para los labios humanos. (Cf. Ex 3: 14; 33: 19-23) pero el Verbo de Dios, al asumir nuestra humanidad, nos lo entrega y nosotros podemos invocarlo: "Jesús", "YHWH salva". (Mt 1: 21) El Nombre de Jesús contiene todo: Dios y el hombre y toda la Economía de la creación y de la salvación. Decir "Jesús" es invocarlo desde nuestro propio corazón. Su Nombre es el único que contien la presencia que significa. Jesús es el resucitado, y cualquiera que invoque su Nombre acoge al Hijo de Dios que le amó y se entregó por el.(Rom 10:13; Hch 2:21; 3:15-16; Ga 2:20) (CIC 2666)

Esta invocación d efe bien sencilla ha sido desarrollada en la tradición de la oración bajo formas diversas en Oriente y en Occidente. La formulación más habitual, transmitida por los espirituales del Sinaí, de Siria y del monte Athos es la invocación: "Señor Jesucristo, Hijo de Dios, ten piedad de nosotros pecadores!" Conjuga el himno cristológico de Flp 2, 6-11 con la petición del publicano y del mendigo ciego. (Cf. Mk 10: 46-52; Lk 18:13) Mediante ella, el corazón se abre a la miseria de los hombres y a la misericordia de su Salvador. (CIC 2667)

Deseando encontrarte nuevamente aquí la próxima semana para que, juntos, "encontremos a Cristo en la liturgia", Padre Cusick

 (Mira tambien numeros 1151 y 1504 en el Catecismo de la Iglesia Catolica.)(Publica con permiso.) http://www.christusrex.org/www1/mcitl/


DOMINGOS 31 - 33


Domingo XXXI del Tiempo Ordinario

Deuteronomio 6, 2-6; Salmo 18; Hebreos 7, 23-28; San Marcos 12, 28-34

1.Cristo nos revela el deseo eterno de Dios al comprometernos intimamente en las profundidad de nuestros corazones,de nuestras mentes y hasta las fibras mas intimas de nuestro ser. "Ama al Senor tu Dios con todo tu corazon, con toda tu alma, con toda tu mente y con todas tus fuerzas." (Mc12,30)

2.San Francisco de Sales nos ayuda a meditarlo mejor.

3.Muchas ordenes recibimos en esta vida, pero ninguna sera tan grande como la de Amar infinitamente al Amado.Nos ordena y nos anima a que le amemos en esta vida, como un adelanto del amor del que gozaremos eternamente,un amor mas alto, mas luminoso y mas grande que cualquiera que este mundo puede ofrecer,

4.Como cumplio Dios este amor con nosotros? Como revela Cristo Jesus el amor infinito de Dios su Padre? De una manera muy practica,abierta a todo hombre y mujer.Esa manera que se conserva en los diez mandamientos. El primero de los diez mandamientos es el amor a Dios y los otros nueve son acerca de como debemos pensar,obrar y actuar como verdaderos hijos de Dios.

CIC 2196

Deseando encontrarte nuevamente aquí la próxima semana para que, juntos, "encontremos a Cristo en la liturgia", Padre Cusick

 (Mira tambien numeros 1151 and 1504 en el Catecismo de la Igliesa Catolica.)

(Publica con permiso.) http://www.christusrex.org/www1/mcitl/


Domingo XXXII del Tiempo Ordinario

1 Reyes 17, 10-16; Salmo 146; Hebreos 9, 24-28; San Marcos 12, 38-44

 

Deseando encontrarte nuevamente aquí la próxima semana para que, juntos, "encontremos a Cristo en la liturgia", Padre Cusick

 (Mira tambien numeros 1151 and 1504 en el Catecismo de la Igliesa Catolica.)

(Publica con permiso.) http://www.christusrex.org/www1/mcitl/


Domingo XXXIII del Tiempo Ordinario

Daniel 12, 1-3; Salmo 16; Hebreos 10, 11-14. 18; San Marcos 13, 24-32

Brothers and Sisters in Christ,

As the millennium approaches, increasing numbers of false sects spring up which will claim to know the day and the hour of the final judgment. The Church will stand fast in the truth delivered once and for all by Christ the Lord that it is not for the faithful to know the day or the hour that the Lord will come again to judge the living and the dead.

Desde la Ascensión, el advenimiento de Cristo en la gloria es inminente, (Cf. Ap 22,20) aun cuando a nosotros no nos "toca conocer el tiempo y el momento que ha fijado el Padre con su autoridad" (Hch 1,7). (Cf. Mc 13:32.) Este advenimiento escatológico se puede cumplir en cualquier momento, (Cf. Mt 24,44; 1 Ts 5,2) aunque tal acontecimiento y la prueba final que le ha de preceder estén "retenidos" en las manos de Dios. (Cf. 2 Ts 2, 3-12) (CIC 673)

La venida del Mesías glorioso, en un momento determinado de la historia, (Cf. Rom 11, 31) se vincula al reconocimiento del Mesías por "todo Israel" (Rm 11:20-26; cf. Mt 23:39) del que "una parte está endurecida" (Rm 11, 25) en "la incredulidad" (Cf. Rm, 11, 20) respecto a Jesús. (CIC 674)

"Pero en aquellas días, pasado el tiempo de sufrimiento, el sol se oscurecerá, la luna dejerá de dar su luz, las estrellas caerán delcielo y las fuerzas celestiales temblarán. Entonces se verá al Hijo del hombre venoir en las nubes con gran poder y gloria." (Mc 13, 24-26)

Antes del advenimiento de Cristo, la Iglesia deberá pasar por una prueba final que sacudirá la fe de numerosos creyentes. (Cf. Lc 19:8; Mt 24:12.) La persecución que acompaña a su peregrenación sobre la tierra (Cf. Lc 21:12; Jn 15:19-20.) develará el "Misterio de iniquidad" bajo la forma de una impostura religiosa que proporcionará a los hombres uha solución aparente a sus problemas mediante el precio de la apostasía de la verdad. La impostura religiosa suprema es la del Anticristo, es decir, la de un seudo-mesianismo en que el hombre se glorifica a sí mismo colocándose en el lugar de Dios y de su Mesías venido en la carne. (Cf. 2 Ts 2, 4-12; 1 Ts 5, 2-3; 2 Jn 7; 1 Jn 2, 18. 22) (CIC 675)

Esta impostura del Anticristo aparece esbozada ya en el mundo cada vez que se pretende llevar a cabo la esperanza mesiánica en la historia, locual no puede alcanzarse sino más allá del tiempo histórico a través del juicio escatológico: incluso en su formma mitigada, la Iglesia ha rechazado esta falsificación del Reino futuro con el nom,bre de milenarismo, (Cf. CONGREGACION PARA LA DOCTRINA DE LA FE, Decreto del juicio 19 julio 1944, De Millenarismo: DS 3839.) sobre todo bajo la forma política de un mesianismo secularizado, "intrínsicamente perverso". (PIO XI, enc. Divini Redemptoris, que condena el "falso misticismo" de esta "falsificacion" de la redencion de los humildes; Concilio Vaticano II, Gaudium et spes, 20-21.) (CIC 676)

Es un perversión de el evangelio a decir es como "teológico de liberación" o solución mundial Marxismo solamente de hambre o sed. El Evangelio es primeramente por un liberación de los pecados del mundo, endentro personas una a uno. Es de Cristo por redención de los pecados de cada uno de nosotros por vida eternal.

La Iglesia sólo entrará en la gloria del eino a través de esta última Pascua en la que seguirá a su Señor en su muerte y su Resurrección. (Cf. Ap 19, 1-9) El reino no se realizará, por tanto, mediante un triunfo histórico de la Iglesia (Cf Ap 13, 8) en forma de un proceso creciente, sino por una victoria de Dios sobre el último desencadenamiento del mal (Cf. Ap 20, 7-10) que hará descender desde el cielo a su Esposa. (Cf Ap 21, 2-4.) El triunfo de Dios sobre la rebelión del mal tomará la forma de Juicio final (Cf. Ap 20:12) después de la última sacudida cósmica de este mundo que pasa. (Cf. 2 P 3, 12-13.) (CIC 677)

Deseando encontrarte nuevamente aquí la próxima semana para que, juntos, "encontremos a Cristo en la liturgia", Padre Cusick

 (Mira tambien numero 474 en el Catecismo de la Igliesa Catolica.)

(Publica con permiso.) http://www.christusrex.org/www1/mcitl/