Biblioteca de Encontremos a Cristo en la Liturgia

Adviento, Ciclo C

Selecta liturgia aqui

I Domingo

II Domingo

III Domingo

IV Domingo

I Domingo

Jeremias 33. 14-16; Psalm 25. 4-5, 8-10, 14; 1 Thessalonians 3. 12-4. 2; Luke 21. 25-28, 34-36

Hermanos en Cristo,

Adviento es una palabra por "venir", y esta un tiempo por preparacion a "se vera al Hijo del hombre venir" una vez en Belen y un otra vez, "en una nube con gran poder y gloria" (Lc 21:27) "para juzgar a vivos y muertos". (La profesion de fe.)

Cristo he proclamo el finito de todas las cosas:

"Habra senales en el sol, en la luna y en las estrellas; y en la tierra las naciones estaran confusas y se asustaran por el terrible ruido del mar y de las olas. La gente se desmayara de miedo al pensar en lo que va a sucederle al mundo; pues hasta las fuerzas celestiales seran sacudidas. Entonces se vera al Hijo del hombre venir en una nube con gran poder y gloria." (Lc 21. 25-27)

En Jesus "el Reino de Dios esta proximo", llama a la conversion y a la fe pero tambien a la vigilancia. En la oracion, el discipulo espera atento a Aquel que "es y que viene", en el recuerdo de su primera venida en la humildad de la carne, y en la esperanza de us segundo advenimiento en la gloria. (Cf. Mc 13; Lc 21. 34-36) En comunion con su Maestro, la oracion de los discipulos es un combate, y velando en la oracion es como no se cae en la tentacion. (Cf. Lc 22. 40, 46) (CIC 2612)

Deseando encontrarte nuevamente aquí la próxima semana para que, juntos, "encontremos a Cristo en la liturgia", Padre Cusick

(Mira tambien 617 y 697 en el Catecismo de la Iglesia Catolica.) (Publica con permiso.)

http://www.christusrex.org/www1/mcitl/


II Domingo
Baruc 5, 1-9; Salmo 126; Filipenses 1, 4- 6. 8-11; San Lucas 3, 1-6

San Juan Bautista es la figura del Adviento. El viene a preparar el camino del Señor, para que se cumpla la profesia de Isaias: "Voz que clama en el desierto: Preparad el camino del Señor, enderezad sus senderos". (Is.40.3-5).

Juan es "más que un profeta" (Lc. 7, 26). En él, el Espíritu Santo termina el "hablar pro los profetas". Juan termina el ciclo de los profetas Inaugurado por Elías. (Cf. Mt 11, 13-14) Anuncia la inminencia de la consolación de Israel, es la "voz" del Consolador que llega (Jn 1,23) (Cf. Is 40, 1-3) Como lo hará el Espíritu de Verdad, "vino como testigo para dar testimonio de la luz" (Jn 1, 7) (Cf. Jn 15, 26; 5, 33) Con respecto a Juan, el Espíritu colma asi las "indagaciones de los profetas" y el ansia de los ángeles: (Cf. 1 P 1, 10-12) "Aquél sobre quien veas que baja el Espíritu y se queda sobre él, ése es el que bautiza con el Espíritu Santo...Y yo lo he visto y doy testimonio de que éste es el Elegido de Dios...He ahí el Cordero de Dios" (Jn 1, 33-36). (CIC 719)

Con el Credo Niceno-Constantinopolitano respondemos confesando: "Por nosotros los hombres y por nuestra salvación bajó del cielo, y por obra del Espíritu Santo se encarnó de María la Virgen y se hizo hombre". (CIC 456).

El Verbo se encarnó para salvarnos reconciliándonos con Dios: "Dios nos amó y nos envió a su Hijo como propiciación por nuestros pecados" (1 Jn.4.10)."El Padre envió a su Hijo para ser salvador del mundo" (1 Jn 4, 14). "El se manifestó para quitar los pecados" (1 Jn 3, 5):

Nuestra naturaleza enferma exigía ser sanada; desgarrada, ser restablecida; muerta, ser resucitada. Habíamos perdido la posesión del bien, era necesario que se nos devolviera. Encerrados en la tinieblas, hacía falta que nos llegara la luz; estando cautivos, esparábamos un salvador; prisioneros, un socorro; esclavos, un libertador. ?No tenían importancia estos razonamientos? ?No merecían conmover a Dios hasta el punto de hacerle bajar hasta nuestra naturaleza humana para visitarla, ya que la humanidad se encontraba an un estado tan miserable y tan desgraciado? (San Gregorio de Nisa, Oratio catechetica, 15: PG 45,48B.) (CIC 457)

El Verbo se encarnó para que nosotros conociésemos así el amor de Dios, (CIC 458) para ser nuestro modelo de santidad, (CIC 459) y para hacernos "partícipes de la naturaleza divina" (2 P 1, 4). (CIC 460).

Deseando encontrarte nuevamente aquí la próxima semana para que, juntos, "encontremos a Cristo en la liturgia", Padre Cusick

(Mira tambien 535, 719, 720, 1224 en el Catecismo de la Iglesia Catolica.) (Publica con permiso.)

http://www.christusrex.org/www1/mcitl/


III Domingo

Sofonias 3, 14-18; Isaias 12, 2-3. 4. 5-6; Filipenses 4, 4-7; San Lucas 3, 10-18

Hermanos en Cristo,
'Gaudete en Domino semper. Iterum dico, gaudete. Alegraos siempre en el Señor.Os lo repito Alegraos."

Cual es el motivo del regocijo que viene del señor. San Juan dijo:«Yo los bautizo con agua, pero viene uno que es más poderoso que yo, y yo ni siquiera soy digno de desatar la correa de sus sandalias; él los bautizará en el Espíritu Santo y en el fuego. Tiene en su mano la horquilla para limpiar su era y recoger el trigo en su granero. Pero consumirá la paja en el fuego inextinguible.» (Jn.3:16,17) San Lucas agrega:"Con estas y otras muchas exhortaciones Evangelizaba al al Pueblo " (Jn:3,18). Juan predicaba acerca del juicio y de que algunas almas pueden perderce.

Aunque sea una noticia dificil de oir es buena para nosotros. San Juan pone al desnudo la verdad de los pecados de lo hombres y corrige a los recaudadores de impuestos y soldados a cerca de como vivir su vida. Son noticias buenas aunque cueste oirlas por que su fruto son el arrepentimiento,la conversion y curacion. El regocijo sera para aquellos que enmienden su vida apoyados en su misericordia.Esta es la verdadera "Buena Nueva".

Este Domingo es el de"Gaudete".Domingo de Alegria marcado por la esperanza,la penitencia la vigilancia y la oracion. Nuestra alegria es fruto del Espiritu Santo que se nos brinda a nosotros en la medida de nuestro encuentro con Dios. "El Amor de Dios se ha derramado en nosotros, por el Espiritu Santo que nos ha sido dado". La Alegria no seria posible si no recibimos el regalo del Espiritu de Caridad Divina.

(CIC.1827).

Nuestra Alegria se basa en el conocimiento del Amor de Dios Padre que se demuestra a nosotros por el nacimiento de su unico Hijo en Belen. San Juan predica el nacimiento del Dios Encarnado como Juez y Señor.Las personas atemorizadas le preguntaban a Juan:"¿Qué debemos Hacer?". El aprovecha para instruirlos en la verdad: «El que tenga dos túnicas, dé una al que no tiene; y el que tenga qué comer, haga otro tanto.» Estos son los frutos de la virtud de la caridad.

(CIC 1829)

(CIC1832).

El Cielo es el lugar de union de todos los angeles y santos con Dios en una alegria inacabable y completa. Esperemos en el Cielo juntos con fe y caridad,son las virtudes con que el Espiritu Santo nos habilita y dispone para encontrarnos con la Santisima Trinidad.

(CIC1821).

La virtud de la Esperanza, fruto de la Caridad verdadera, nos anticipa en la tierra el Amor del Cielo. La virtud de la Caridad nos habilita para estar preparados a la segunda venida. Santa Teresa de Avila nos enseña que gracias a la alegria Cristiana podemos esperar los gozos eternos e inacabables.

(CIC 1821)

Deseando encontrarte nuevamente aquí la próxima semana para que, juntos, "encontremos a Cristo en la liturgia", Padre Cusick

(Mira tambien 535, 696, 2447 en el Catecismo de la Iglesia Catolica.) (Publica con permiso.)

http://www.christusrex.org/www1/mcitl/

 


IV Domingo
Miqueas 5, 1-4; Salmo 80; Hebreos 10, 5-10; San Lucas 1, 39-45

  Gran parte de las lecturas del Adviento vuelven su mirada a Nuestra Señora. Aquella que "todas las generaciones la llamaran Bienaventurada" (Lc 1, 48), aquella que "no conocio varon" (Lc 1, 34) por el voto de virginidad que hiciera: la Santa Maria Virgen. Muchos se preguntan cual es el papel de Maria en el seno de la Iglesia hoy. ¿No basta Cristo "en quien estan todos los tesoros de la sabiduria y de la ciencia"?.

La Iglesia honra a Maria en obediencia a Cristo nuestro Señor. Cristo es el verdadero Señor de aquellos que proclaman todas las partes de se Evangelio. Cristo a confiado su cuerpo mistico, la iglesia, cuando la entrego como madre nuestra al pie de la cruz: "ahi tienes a tu madre". (Jn 19, 27)

Por designio y voluntad de Dios, Nuestra Señora, cumplio un unico e irreemplazable papel en nuestra salvacion. Todo comenzo con las palabras del Evangelio:"Hagase en mi segun tu palabra". Por la perfecta obediencia a la voluntad del Padre, Nuestra Señora, se convierte en perfecta discipula de Dios e Isabel su prima, la proclama con autentica devocion: "Madre de mi Señor". Maria es Madre de Dios.

Mira CIC 495.

San Beda el Venerable comenta que Isabel venera a Maria usando las mismas palabras que el Arcangel, mostrando que debe ser honrada de la misma manera por angeles y hombres. Su Maternidad Divina le da un papel preponderante en la Historia de la Salvacion. Cuando nosotros oramos a Maria, de nuevo proclamamos este maravilloso saludo: "regocijate y alegrate Virgen Maria por que el Señor te ha dado por Madre nuestra". (Papa S.Pio X, Catecismo de la Doctina Cristiana, 333). "Con su "Fiat" amoroso, Maria llego a ser, por obra y gracia del Espiritu Santo, la Madre de Dios y la Madre de todo Viviente y por concebir en su vientre llego a ser el Arca de la Nueva Alianza y el Templo viviente de Dios." (Papa Paulo VI, Marialis cultus, n. 6).

Mediante la union de la Madre con su Hijo, se realiza el trabajo de la salvacion, que Isabel reconoce, despues de haber esperado la llegada del Mesias, mientras que el precursor salta de alegria en el vientre de su madre. "La Bienaventurada Virgen Maria, avanzando en su peregrinacion de Fe, persevero unida fielmente a su Hijo, hasta el pie de la cruz, donde se mantuvo en pie (Jn 19:25) aguardando el designio Divino con intenso sufrimiento y asociada a su hijo, acepto consientemente la inmolacion de la victima nacido de ella.(Concilio Vaticano II, Lumen gentium: 57 f).

Deseando encontrarte nuevamente aquí la próxima semana para que, juntos, "encontremos a Cristo en la liturgia", Padre Cusick

(Mira tambien 148, 495, 717, 2676, 2677 en el Catecismo de la Iglesia Catolica.) (Publica con permiso.)

http://www.christusrex.org/www1/mcitl/