Noticias de la Santa Sede


Christus Rex Information Service


Reporte Especial


Testimonios Estremecedores Sacerdotes Torturados Comunismo

Ciudad del Vaticano, 8 novembre 1996 (EFE).- Los actos conmemorativos de las bodas de oro sacerdotales del Papa han tenido una nota triste con los testimonios estremecedores de las torturas a que fueron sometidos miembros del clero y seglares en los primeros años de comunismo en los países del Este y Centro de Europa.

El jueves, durante el rezo de Vísperas en el aula Pablo VI del Vaticano, y ante más de mil sacerdotes de 89 países, el Pontífice abrazó al jesuíta albanés padre Luli, de 86 años, quien lleva aún impresas en las manos las huellas de las torturas a que fue sometido en la cárcel.

El jesuíta quedó en libertad a los 79 años de edad, después de permanecer 41 años en la cárcel: "mis carceleros me han robado la vida", afirmó.

"Al principio me hicieron permanecer nueve meses en un retrete, me debía postrar sobre los excrementos endurecidos sin conseguir jamás tenderme del todo, pues las dimensiones no lo permitían", relató el padre Luli.

Además de ser sometido a diversas torturas fue obligado a realizar trabajos forzados, pese a lo cual se las ingenió para celebrar él solo la misa.

Otro sacerdote, el rumano Ioan Rosca, relató hoy, viernes, también en el aula Pablo VI, su odisea en las prisiones de su país.

El padre Rosca es miembro de la Iglesia greco-católica de Rumanía, que fue proscrita por orden de Stalin en 1948, año en el que fueron arrestados los seis obispos de esta Iglesia y posteriormente fueron encarcelados los otros seis que habían sido consagrados clandestinamente para sustituirlos.

"De los doce obispos -afirmó- murieron en la cárcel siete, así como más de 300 sacerdotes y muchísimos fieles no salieron jamás de la prisión".

El sacerdote rumano dijo que tras ser torturado toda una noche para apostatar, cayó de rodillas en una celda inmunda y fría, y dio gracias a Dios por el privilegio de ser perseguido a causa de la Iglesia.

Los supervivientes de esta Iglesia fiel a Roma fueron liberados en 1964 y entonces comenzó para ellos la clandestinidad, que duró hasta 1989, cuando pudieron abrir nuevamente los seminarios y las parroquias. EFE


Return to Christus Rex
Please send your comments and problem reports to Michael Olteanu.
E-mail root@christusrex.org