Jesús de Nazaret Dios y Salvador Nuestro

SEGUNDA PARTE
EL ACONTECIMIENTO MAS GRANDE DE LA HISTORIA

16. Misión divina de Jesucristo.
Hace mas de diecinueve siglos que, en todo  el mundo se viene conmemorando,
año por año, un gran  acontecimiento, tan grandioso y trascendental, que
dividió los tiempos en dos grandes porciones: Los tiempos que le precedieron
y que le sirvieron de preparación, y los tiempos que le siguieron,
recibiendo su avasalladora influencia.
Todo el mundo civilizado computa sus años, a partir del nacimiento de Jesús.
Y, en los hogares cristianos de todo el mundo, la noche del 24  de diciembre
es noche  buena, mensajera de felicidad y del amor mas puro y  sublime.
Refiere San Lucas en el Capitulo Segundo  de su Evangelio, que en esa noche
inolvidable, los  sencillos pastores escucharon la voz de los ángeles, que
cantaban: !Gloria a Dios en las alturas, y, en la tierra, paz a los hombres
de buena voluntad!
Y este soneto angélico fue el preludio del  hermosisimo desarrollo de la
misión divina de Jesucristo.......


17. Los Primeros Testigos de este Acontecimiento.
El ángel Gabriel enviado por Dios a una ciudad de Galilea llamada Nazaret a
una virgen desposada con un hombre llamado José.
Su esposo José, a quien el Ángel del Señor se apareció en sueños y le dijo:
José hijo de David, no temas recibir a María tu esposa porque lo que ha
concebido viene del Espíritu Santo.
Isabel que llena del Espíritu Santo saludo a María con las palabras que hoy
repetimos en la segunda parte del Ave María.
Los pastores que guardaban sus ovejas a las afueras de Belén.
El ejercito celestial que alababa a Dios diciendo: "Gloria a Dios en las
alturas y paz en la tierra a los hombres que ama el Señor". 
María su madre como refiere San Lucas: María por su parte. Guardaba todas
estas en su corazón.
Cosas maravillosas sucedidas en la infancia del Hijo de Dios.


18. Nuevos Testigos.
El Anciano Simeon feliz porque habían visto sus ojos al Salvador y que
profetizo sobre el niño : “Luz para iluminar a los gentiles y gloria de su
pueblo Israel ”.
Ana la profetiza que hablaba del niño a todos los que esperaban la redención
de Jerusalén.
Los reyes de Oriente que vieron su estrella y vinieron a adorarle.
El mismo rey Herodes que en su ambición  trato de vencer con  astucia y
maldad al que es el Todopoderoso y en cuyas manos están todas las cosas.
Los letrados conocedores de las  Profecías y con ellos todo Jerusalén. 
Nuevamente José y María huyendo silenciosamente a Egipto.
Los Niños Inocentes decapitados por Herodes,  pero vivos por siempre para Dios.
Sus madres aterradas y con ellas todo el pequeño pueblo de Belén, que no
entendía todavía que acababa de entregar a Dios a los primeros martires
inconcientes, herederos de Dios y  ciudadanos del Cielo.
Y después de ellos, Los Apóstoles, los Evangelistas, los primeros
Cristianos, todos los que creyeron en Jesús el Hijo de Dios por la palabra
de ellos y nosotros los que hemos de heredar su fe.

19. La  Testigo por excelencia.
María, la Virgen oyente, la que escucha, la que acoge la Palabra de Dios con
fe, cree en ella y la acepta sin reservas, con todo su corazón.
Una fe que fue para ella el acto preliminar y el camino que la condujo a la
maternidad divina. En su “SI” a Dios, nacido de su fe,  de su amor y de su
obediencia a Dios,  que le mereció lo que es imposible merecer  a criatura
alguna: Concebir en su seno y engendrar a Jesús el Hijo de Dios a quien
María trajo al mundo.
Estos son los misterios que la Santísima Virgen conservaba preciosamente en
su corazón y que ella manifestó a los primeros Cristianos, particularmente a
san Lucas, quien escribió su Evangelio habiendo recibido los testimonios que
escucho de los labios mismos de María en todo lo referente a la Infancia de
Jesús y a su vida oculta.


20. Jesús entre los Doctores de la Ley.
Sus padres iban todos los años a Jerusalén a la fiesta de la Pascua. Cuando
Jesús tuvo 12 años subieron ellos como de costumbre a la fiesta y,  al
volverse pasados los días, el niño Jesús se quedó en Jerusalén sin saberlo
sus padres.
Al cabo de tres días lo encontraron en el Templo, sentado en medio de los
Doctores , escuchándolos y haciéndoles preguntas;  todos los que lo oían,
estaban estupefactos por su inteligencia y sus respuestas.
Al verlo su madre le dijo: ¿Porque nos has hecho esto?, mira tu padre y yo,
angustiados te andábamos buscando. Jesús les respondió: Y ¿Porque me
buscabais? ¿No sabíais que debía estar en las cosas de mi Padre.?
Bajo con ellos y vino a Nazaret, y vivía sujeto a ellos. Su madre conservaba
cuidadosamente todas estas cosas en su corazón. Jesús progresaba en
sabiduría, en estatura y en gracia ante Dios y ante los hombres. 


21. El testimonio de Juan Bautista.
Conforme a lo que esta escrito en el profeta Isaias: “ Mira, que yo envío mi
mensajero delante de ti, el que ha de preparar tu camino” . Apareció Juan
bautizando en el desierto, proclamando un bautismo de conversión para el
perdón de los pecados.
Juan llevaba un vestido de piel de camello, se alimentaba con langostas y
miel silvestre y proclamaba: “Detrás de mi viene el que es mas fuerte que
yo; y no soy digno de desatarle, inclinándome, la correa de sus sandalias”.
“Yo os he bautizado con agua, pero el os bautizara con Espíritu Santo”.


22. El testimonio del Padre, y la contradicción de Satanás.
Vino Jesús desde Nazaret de Galilea, y fue Bautizado por Juan en el rió Jordán.
En cuanto salió del agua, vio que los cielos se rasgaban y que el Espíritu
Santo en forma de paloma, bajaba a el. Y oyó una voz que venia de los
cielos: “ Tu eres mi Hijo amado, en ti me complazco ”
Jesús lleno del Espíritu Santo, se volvió del Jordán, y fue llevado por el
Espíritu al desierto, donde fue tentado por el diablo durante cuarenta días.
No comió nada en aquellos días y, al cabo de ellos sintió hambre.
Entonces el diablo se acerco y le dijo: “Si eres el Hijo de Dios, di a esta
piedra que se convierta en pan”. “Todo esto te daré si postrándote me
adoras”. “Si eres el Hijo de Dios, tírate de aquí abajo, porque esta
escrito: “A sus ángeles te encomendara para que te guarden”. Y: “Te llevaran
en sus manos par que no tropiece tu pie con piedra alguna. ” Vencido
valerosamente por Jesús todo genero de tentación, el diablo se alejo de el
hasta un tiempo oportuno.


23. El misterio de Cristo.
!Ojalá que se rasgaran los cielos y tu vinieras ! Había exclamado Isaias
deseando proféticamente la llegada de su Salvador.
Repasemos primero brevemente, que es lo que hizo Jesús en su venida a la
tierra, que nos enseño, y que nos dejo para vivir según su Evangelio.
Que hizo Jesús: Jesús se encarno en el seno purismo de la siempre virgen
María por obra del Espíritu Santo; Se hizo semejante a nosotros en todo,
menos en el pecado;  Compartió totalmente nuestra vida  
humana y nos hizo compartir en forma inexpresable su propia vida divina;
Vivió siempre consagrado a cumplir la obra que el Padre le ha encomendado.
Dedico 3 años a liberar a los oprimidos por el demonio, 
curar a los enfermos, predicar su Evangelio a los pobres, llamar a sus
discípulos y  fundar su Reino. 

Murió, Resucito y Está Sentado a la diestra de Dios como Sacerdote y víctima
para ofrecerse continuamente por nosotros. Y ha de venir lleno de gloria a
consumar su Reino y entregarlo sin mancha al Padre.
Que nos enseño: Todo lo que nos enseño Jesús gira al derredor de tres puntos
centrales que son como el núcleo del ser mismo de Jesús:   Dios, su Padre;
El Reino de los cielos;  y su mandamiento nuevo: Amaos los unos a los otros. 
Que nos dejo:  El don magnifico del Espíritu Santo; Su presencia
Eucarística;  Su Iglesia y con ella: Su asistencia permanente, una madre,
un Jefe y Guía;  Su Sacerdocio;  los Sacramentos y  todos los medios de
salvación.


24. Frutos de su venida.
Siendo una OBRA DIVINA, los resultados se identifican con los objetivos
ideales de Jesús:
“Que te conozcan a ti Padre y a tu enviado Jesucristo” 
“Que tengan vida y la tengan en abundancia”
“Que sean uno como tu y yo somos uno”
“Que donde yo este, estén también conmigo”
En una palabra, la comunicación de la Vida de Dios a los hombres por medio
de Cristo libremente aceptado y seguido por cada uno de los que creyeron en
su nombre.



25. Respuesta del hombre.
“Vino a los suyos y los suyos no lo recibieron, pero a los que lo
recibieron, que son los que creen en su nombre, les dio potestad  de llegar
a ser hijos de Dios.”
El resultado inmediato de la llegada del Salvador, fue que se descubriera lo
que hay en los corazones y que los hombres se definieran ya como amigos o
como enemigos de Dios:
Que sus enemigos se unieran para matarle,  que los satisfechos continuaran
indiferentes en su apatía hacia las cosas de Dios,  y  que los que creyeron
en él se decidieran totalmente en favor de Jesús el Hijo de Dios. Como Saulo
de Tarso que antes respiraba amenazas de muerte contra los seguidores de
Jesús  y  derrotado por Cristo,  se convirtió en su más ferviente seguidor,
el Apóstol de las gentes que vivió solo para predicar a Jesús: A  aquel que
redimiéndonos de nuestros pecados; dándonos la vida de la gracia ;
enseñándonos con su vida  y ejemplo; e intercediendo por nosotros ante Dios,
abrió para todos los hombres el camino del cielo y  la posibilidad de vivir
en el amor del Padre aquí en la tierra.



26. "Finalmente mi amor triunfara"
Así lo dijo en Fátima, la Santísima Virgen María refiriéndose a la
conversión de Rusia.
Esta es la historia personal de cada uno de nosotros. : "Me amo y se entrego
por mi".
Tanto amo Dios al mundo que nos dio a su propio Hijo para salvarnos.
Así es como Dios vence la tozudez de sus criaturas, la de Adán, la de David,
la de Pedro, la de Pablo y la de todos: sin  merecimientos ,  por el
contrario, a pesar de nosotros mismos,  por el amor gratuito de Dios. 
Y ese es el fundamento indestructible de la virtud teologal de La Esperanza:
El amor incansable de Dios que necesita a nuestra salvación porque nos ama
Esta es también la única condición indispensable que pide y da Jesús a los
que hacen sus veces en la tarea de conducir en su nombre a sus hermanos.
¿Simón, hijo de Juan, me amas mas que estos?. Apacienta mis ovejas.
Finalmente su  amor y nuestro amor triunfaran.



27. Localización histórica del inicio de la Vida Publica de Jesús.
El ano 15 del reinado de Tiberio Cesar, siendo Poncio Pilato procurador de
Judea, Herodes tetrarca de Galilea, su hermano Filipo tetrarca de Iturea y
Lisias tetrarca de Abiline, en el pontificado de Anás y Caifás. La palabra
de Dios fue dirigida a Juan hijo de Zacarias en el desierto, y se fue por
toda la región del Jordán proclamando un bautismo de conversión para el
perdón de los pecados.
Entonces aparece Jesús, que viene de Galilea al Jordán, donde Juan para ser
bautizado por el. 
Juan trataba de impedirlo diciendo: “ Soy yo el que necesita ser bautizado
por ti y tu vienes a mi ”.


28. Preparad el camino del Señor.
Por aquellos días aparece Juan el Bautista, proclamando en el desierto de
Judea: “ Convertios porque ha llegado el Reino de los Cielos”.
Decía a la gente “ raza de vivoras ”, ¿quien os enseño a huir de la ira
inminente?
La gente le preguntaba: ¿pues que debemos hacer?
El que tenga dos túnicas, que de al que no tiene. El que tenga para comer
que lo reparta con el que no tiene.
A los Recaudadores de impuestos: No exijáis mas de lo que os esta fijado.
Y a los soldados: No hagáis extorsión, no hagáis denuncias falsas,
contentaos con vuestra soldada.
Vemos pues que es con la justicia y con las buenas obras como se dispone el
hombre para poder recibir a su Salvador.



29. Yo Bautizo en agua, el os bautizara en el Espíritu Santo.
Enviado por Dios para predicar un Bautismo de conversión para el perdón de
los pecados. San Juan Bautista afirma que su bautismo de agua no puede
comunicar la vida que viene de Dios, que es propia de Jesús ,  y  que solo
él  nos la comunicará con el don del Espíritu Santo.
Detrás de mi viene uno, al que yo no soy digno, inclinándome, de desatar una
correa de sus sandalias, el os bautizara con  Espíritu Santo.
Hablaba de Jesús el Hijo de Dios. Que por nuestro amor se hizo hombre. Por
nosotros muere y para nosotros resucita: El no solo borrará,  quitará,
desaparecerá, expiara en su propio cuerpo nuestras culpas, sino que nos
comunicara su propia vida divina, que le corresponde como Hijo único de
Dios. Con su muerte borro nuestras culpas, con su resurrección nos dio la vida.




30. Nuestro triunfo.
En la Encarnación  del  Hijo de Dios, el cuerpo y el alma de Jesús quedan
sin confundirse unidos por siempre con su divinidad por la unión Hipostática.
En la Inmaculada Concepción , el cuerpo y el alma de María  quedan por la
Gracia,  indisolublemente unidos a la Trinidad Santísima en una nueva
creación que llamamos Filiación Adoptiva.
A esta misma filiación adoptiva es a la que hemos sido llamados nosotros, y
también la alcanzaremos definitivamente, pero no ahora, sino hasta el cielo. 




31. Manifestación del poder y la majestad de Dios.
Jesús es Dios hecho hombre,  Jesús es nuestro Redentor,  Jesús es nuestro
premio grande sobremanera.
Cada uno de estos aspectos de su Persona Divina, se va manifestando
lentamente a los hombres en la humanidad de Jesús a lo largo de sus 3 años
de vida Apostólica:
El poder y la majestad de Dios, la ternura y la compasión del Redentor, el
valor inmenso de la recompensa otorgada a los que creyeron en su venida, que
es el mismo.
Para iniciar nuestro acercamiento a la Palabra, vida y obra de Jesús
empecemos por escuchar la síntesis que el Apóstol Pedro hizo en Joppe a los
primeros gentiles llamados al conocimiento de Cristo.



32. Testimonio de Pedro.
Vosotros sabéis  lo que sucedió en toda Judea, comenzando por  Galilea,
después de que Juan predico el bautismo, como Dios ungió a Jesús de Nazaret
con el Espíritu Santo y con poder, y como el paso haciendo el bien y curando
a todos los oprimidos por el diablo, porque Dios estaba con el y nosotros
somos testigos de todo lo que hizo en la región de los Judíos  y en
Jerusalén donde  le mataron  colgando de su madero. A este Jesús,  Dios le
resucito al tercer día y le concedió la gracia de aparecerse, no a todo el
pueblo, sino a los testigos que Dios había escogido de antemano, a nosotros
que comimos y bebimos con el después que resucito de entre los muertos, y
nos mando que predicásemos al pueblo, y que diéramos testimonio de que El
esta constituido por Dios juez de vivos y muertos.



33. Participación en los misterios de Cristo.
Injertados misteriosamente a Cristo Jesús por el bautismo en la unidad de un
solo cuerpo, los miembros de Cristo también pueden expiar por sus propios
pecados y por los pecados del mundo.
“ Cumplo en mi carne lo que falta a la pasión de Cristo ”, dice San Pablo. 
Por tanto verdaderamente podemos juntar nuestro sufrimiento al de Cristo,
participar en se acción redentora, salvar más almas,  ayudando a hacer nacer
a Cristo Jesús en otro projimo.
Singular ejemplo es la Santísima Virgen María que no solo por haber sido
elegida para ser madre de Dios,  sino también por su participación en los
misterios de Cristo,  nos engendro a la vida  divina y se ha convertido en
la primera colaboradora en la obra de salvación de su Divino Hijo.



34. ¿ Eres tu el que ha de venir?.
En muchas formas, Juan el Bautista había recibido de Dios la plena certeza
de que Jesús era el enviado de Dios, el Mesías prometido, a quien Juan debía
prepara el camino. Queriendo Juan que también sus discípulos reconocieran a
Jesús de Nazaret como el Mesías prometido,  envío a dos de sus discípulos  a
decir  al  Señor:
¿ Eres tu el que ha de venir, o debemos esperar a  otro ?. Y en aquel
momento Jesús curo a muchos de sus enfermedades y dolencias, y de los malos
espíritus, y dio vista a muchos ciegos. Y le respondió: " Id y contad a Juan
lo que habéis visto y oído: “Los ciegos ven, los cojos andan, los leprosos
quedan limpios, los sordos oyen, los muertos resucitan, se anuncia a los
pobres la Buena Nueva”; ! Y dichoso aquel  que no se escandalice de mi!.



35. ¿Que salisteis a ver en el desierto?
Cuando los mensajeros de Juan se alejaron, Jesús se puso hablar de Juan a la
gente: " ¿Que salisteis a ver en el desierto ?.  ¿Una caña agitada por el
viento?.  ¿ Un hombre vestido con ropas elegantes?   !No!  Los que visten
magníficamente y viven con molicie están en los palacios.  Entonces, ¿que
salisteis a ver?. ¿Un profeta?.  Si, os lo aseguro, mas que un profeta.  “
Os digo: Entre los nacidos de mujer no hay ninguno mayor que Juan;  sin
embargo el mas pequeño en el Reino de Dios es mayor que el.”



36. La muerte de Juan el Bautista.
Por  cumplir la promesa que había hecho con juramento a la hija de Herodias,
de darle cuanto ella le pidiese y en atención a sus comensales,  Herodes
mando cortar la Cabeza a Juan Bautista a quien hacia tiempo tenia preso. 
Este hecho tuvo un gran impacto en todo el pueblo y en el mismo Jesús que se
retiro a un lugar lejano a orar,  pero fue descubierto por la gente que fue
en gran numero a buscarle tratando quizá de encontrar en el al maestro que
habían perdido con la muerte de Juan. En este contexto tuvo lugar la primera
multiplicación de los panes,  así como al primer intento del pueblo de
convertir a Jesús en un rey de este mundo que les diera de comer. 



37. Inicio de su predicación.
Cuando oyó Jesús que Juan había sido apresado, se retiro a Galilea, para que
se cumpliera el oráculo del profeta Isaias:
“! Tierra de Zabulon, tierra de Neftali, camino del mar, allende el Jordán.
Galilea de los gentiles!.  El pueblo postrado en tinieblas ha visto una gran
luz ”.
Desde entonces comenzó Jesús a predicar y decir: “Convertios, porque el
Reino de los Cielos esta cerca ”.
Recorría Jesús toda Galilea,  enseñando en sus sinagogas,  proclamando la
Buena Nueva del Reino.


38. Significado del Reino.
De dos maneras se puede entender la llegada del Reino.
Una externa: Al llegar la plenitud de los tiempos, Dios realiza su reino en
la encarnación de Cristo Jesús.
Y otra interna, que se refiere a su llegada a cada uno de sus miembros, a la
aceptación del Reino por las personas a las que Dios esta llamando a entrar
en el.
Por la Encarnación , Jesús, el Hijo de Dios,  inicia el Reino de Dios a la
tierra.
Estableciendo su Iglesia abrió su Reino para todos los hombres de todos los
tiempos. 
La aceptación voluntaria de Cristo y de su obra. La llegada del Reino de
Dios a nosotros, es un don gratuito de Dios que sin embargo requiere nuestra
correspondencia y es una gracia tan grande, que Jesús nos la dejo como la
segunda de nuestras peticiones en el Padre Nuestro: "Venga a nosotros tu Reino".
En la gloria será la realidad eterna de Comunión entre Dios y el hombre, su
criatura.


39. Dios quiere Salvarnos en Cristo y en su Iglesia.
Bendito sea el Dios y Padre de Nuestro Señor Jesucristo, que nos ha
bendecido con toda clase de bendiciones espirituales y celestiales en Cristo.
Por cuanto nos ha elegido en el antes de la creación del mundo, para ser
santos e inmaculados en su presencia,  en el amor;  eligiéndonos de antemano
para ser sus hijos adoptivos por medio de Jesucristo, para alabanza de la
gloria de su gracia  con la que nos agracio en el amado; para ser que todo
tenga a Cristo por Cabeza lo que esta en los cielos y lo que esta en la
tierra conforme a la decisión de su voluntad, para ser nosotros alabanza de
su gloria.
Así lo comprendieron las primeras comunidades Cristianas y así lo vivieron:
Y El Señor agregaba cada día a la comunidad a los que había de salvar.


40. Los primeros discípulos de Jesús.
Se encontraba Juan Bautista con dos de sus discípulos y  fijándose en Jesús
que pasaba por allí dijo: 
“ He ahí al Cordero de Dios ”
Los dos discípulos lo oyeron hablar así y siguieron a Jesús.
Andrés el hermano de Simon Pedro, era uno de los que habían oído a Juan y
había seguido a Jesús.        (El otro era el mismo apóstol y evangelista
San Juan).
Andrés se encuentra con su hermano Simon y le dice: “ Hemos encontrado al
Mesías ”                                 =     que quiere decir Cristo   =
y lo llevo a donde Jesús.
Jesús fijando su mirada en el, le dijo:  Tu eres Simon, el hijo de Juan,  tu
te llamaras Cefas                           que quiere decir  “ Piedra ”  .


41. Felipe y Natanael.
Al día siguiente Jesús quiso partir para Galilea. Se encuentra con Felipe y
el dice: “ Sígueme ”. Felipe era de Betsaida, de la ciudad de Andrés y Pedro.
Felipe se encuentra con Natanael y le dice: “ Hemos encontrado a ese del que
hablo Moisés en la Ley y también los profetas:   Jesús el hijo de José, el
de Nazaret ”. Dijo Natanael:  ¿De Nazaret puede salir algo bueno?
Vio Jesús que se acercaba Natanael y dijo de el: Ahí tenéis a un Israelita
de verdad en quien no hay engaño. Le dice Natanael:¿ De que me conoces ?
Le respondió Jesús:   Antes de que Felipe te llamara,  cuando estabas debajo
de la higuera,  te vi.
En adelante los discípulos acompañaban a Jesús en sus recorridos por
Galilea, en sus viajes a Jerusalén, en su paso por Samaria y en todo.


42. El primer milagro de Jesús.
Tres días después, se celebraba una boda en Cana de Galilea y estaba allí la
Madre de Jesús. Fue invitado también a la boda Jesús con sus discípulos, y
como faltara vino le dice su madre a Jesús: " No tienen vino." Había allí
seis tinajas de piedra puestas para las purificaciones de los Judíos, de dos
o tres medidas cada una.
Les dice Jesús: "LLenad las tinajas de agua" y las llenaron hasta arriba.
Sacadlo ahora y llevadlo al maestresala. Cuando el maestresala probo el agua
convertida en vino, llamo al novio y le dijo: Todos sirven primero el vino
bueno y luego el inferior, pero tu has guardado el vino bueno para el último.
Así en Cana de Galilea dio Jesús comienzo a sus señales. Y manifestó su
gloria y creyeron en el sus discípulos.


43. Sube Jesús a Jerusalén.
Se acercaba la Pascua de los judíos y Jesús subió a Jerusalén y encontró en
el Templo a los vendedores de bueyes, ovejas y palomas y a los cambistas en
sus puestos.
Haciendo un látigo con cuerdas, echo a todos con las ovejas y los bueyes
fuera del Templo; desparramo el dinero de los cambistas y les volcó las
mesas; y dijo a los que vendían las palomas: Quitada esto de aquí, No hagáis
de la Casa de mi Padre, una casa de mercado.
Los judíos entonces le replicaron diciéndole: "Que señal nos muestras para
obrar así". Jesús les respondió: 
"Destruid este Templo y en tres días lo reedificare".
Los judíos le contestaron: Cuarenta y seis años se han tardado en construir
este Santuario, Y tu lo vas a reedificar en tres días ?. Pero el hablaba del
Santuario de su propio cuerpo.


44. El Ungido del Señor.
Jesús volvió a Galilea. Vino a Nazaret donde se había criado, y según su
costumbre, entro en la sinagoga el día sábado y se levanto para hacer la
lectura. Le entregaron el volumen del profeta Isaias y desenrollando el
volumen, hallo el pasaje donde estaba escrito:
= El Espíritu del Señor sobre mi, porque me ha ungido
para anunciar a los pobres la buena nueva,
me ha enviado a proclamar la liberación de los cautivos
y al vista a los ciegos, para libertar a los oprimidos. =
= Y proclamar un año de gracia del Señor =
Enrollando el volumen lo devolvió al ministro y se sentó. 
En la sinagoga todos los ojos estaban fijos en el. 
Comenzó pues a decirles: 
“ Esta escritura, que acabáis de oír se ha cumplido hoy. ”


45. Jesús enseña en Cafarnaun y cura a un endemoniado.
Bajo a Cafarnaun, ciudad de Galilea, y los sábados les enseñaba. Quedaron
asombrados de su doctrina, porque hablaba con autoridad.
Había en la sinagoga un hombre que tenia el espíritu de un demonio inmundo,
y se puso a gritar a grandes voces: ¿Que tienes tu con nosotros, Jesús de
Nazaret?, ¿Has venido a destruirnos?. Se quien eres tu: el Santo de Dios. 
Jesús entonces le conmino diciendo: “Cállate, y sal de el.” Y el demonio,
arrojándole en medio, salió de el sin hacerle, ningún daño. Quedaron todos
pasmados, y se decían unos a otros: “ !Que palabra esta!.  Manda con
autoridad  y  poder a  los  espíritus  inmundos,  y  salen ”. 
Y su fama se extendió por todos los lugares de la región.


46. Numerosas curaciones.
Saliendo de la sinagoga entro en la casa de Simon. La suegra de Simon estaba
con una gran calentura, y le rogaron por ella. Inclinándose sobre ella
conmino a la fiebre, y la fiebre la dejo;  ella,  levantándose al punto,  se
puso a servirles. 
A la caída del sol, todos cuantos tenían enfermos de diversas dolencias se
los llevaban;  y,  poniendo el las manos sobre cada uno de ellos,  los curaba. 
Salían también demonios de muchos, gritando y diciendo:  "Tu eres el Hijo de
Dios." Pero el,  les conminaba y no les permitía hablar,  porque sabían que
el era el Cristo. 


47. Curación de un leproso.
Sucedió que, estando en una ciudad, se presento un hombre cubierto de lepra
que,  al ver a Jesús, se echo rostro en tierra, y  le rogó diciendo: “
Señor, si quieres puedes limpiarme ”.  El extendió la mano, le toco     y
dijo:  “ Quiero, queda limpio ”. Y al instante desaprecio la lepra. 
Y el le ordeno que no se lo dijera a nadie. Y añadio: Vete, muéstrate al
sacerdote y haz la ofrenda por tu purificación como prescribió Moisés para
que les sirva de testimonio.
Su fama se extendía cada vez mas y una numerosa multitud afluía para oírle y
ser curados de sus enfermedades. Pero el se retiraba a los lugares
solitarios, donde oraba.


48. Jesús perdona los pecados.
Entro de nuevo en Cafarnaum;  al  poco tiempo se había corrido la voz de que
estaba en casa.                 Se agolparon tantos que ni siquiera ante la
puerta había ya sitio, y el les anunciaba la palabra. Y le vinieron a traer
un paralítico llevado entre cuatro. Al no poder presentárselo a causa de la
multitud, abrieron el techo encima de donde el estaba y descolgaron la
camilla donde yacía el paralítico. Viendo Jesús la fe de ellos, dice al
paralítico: “ Hijo, tus pecados te son perdonados ”. 
Estaban allí sentados algunos escribas que pensaron en sus corazones: ESTA
BLASFEMANDO, ¿Quien puede perdonar pecados, sino solo Dios?. Pero al
instante, conociendo Jesús en su espíritu lo que ellos pensaban en su
interior, les dice: ¿Porque pensáis así en vuestros corazones?. ¿Que es mas
fácil decir al paralítico: “ Tus pecados te son perdonados ” o decir  “
Levántate,  toma  tu  camilla  y  anda ”.
Pues para que sepáis que el Hijo del hombre tiene en la tierra poder para
perdonar pecados = dice al paralítico =  “A ti te lo digo, levántate, toma
tu camilla y vete a tu casa ”.  Se levanto y,  al instante,  tomando la
camilla, salió a la vista de todos, de modo que quedaban todos asombrados y
glorificaban a Dios, diciendo:  “ Jamas vimos cosa parecida ”. 


49. Jesús busca a los pecadores.
Salió de nuevo por la orilla del mar, toda la gente acudía a el, y les
enseñaba. Al pasar vio a Levi, el alfeo, sentado en el despacho de
impuestos, y le dice: “ sígueme ”. El se levanto y lo siguió.
Y sucedió que estando a la mesa en casa de Levi, muchos pecadores y
publicanos estaban a la mesa con Jesús y sus discípulos, pues eran muchos
los que le seguían.
Al ver los escribas de los fariseos, que comía con los pecadores y
publicanos, decían a los discípulos: ¿Que?,  ¿Es que come con los publicanos
y pecadores?.
Al oír esto Jesús les dice: “ No necesitan medico los que están fuertes,
sino los que están mal;  no he venido a llamar a conversión a justos sino a
pecadores ”.


50. Curaciones en sábado.
Entro Jesús otro sábado en la sinagoga y se puso a enseñar. Había allí un
hombre que tenia la mano derecha paralizada. Estaban al acecho los escribas
y fariseos, por si curaba en sábado, para encontrar de que acusarle. Pero el
conociendo sus pensamientos, dijo al hombre que tenia la mano paralizada:
“ Levántate y ponte ahí en medio ”.
El levantándose, se puso allí, Entonces Jesús les dijo: “ Yo os pregunto si
es licito hacer el bien en vez del mal en sábado, salvar una vida en vez de
destruirla ” . Y mirando fijamente todos ellos, le dijo: “ Extiende tu mano
”. El lo hizo, y quedo restablecida su mano. Ellos se ofuscaron, y
deliberaban entre si que harían a Jesús.


Return to Index